¿Estamos preparados para abandonar el confinamiento?

Noticias destacadas de Opinión

Entiendo que el presidente Duque haya decidido acelerar la apertura del país, pues es claro que muchas personas se morirían de hambre encerradas en sus casas. Millones de compatriotas dependen de lo que producen al día y no se pueden quedar aislados. Por supuesto que quedó claro que el Estado no es idóneo para llegarles con mercados a los millones de familias que dependen de sus exiguos ingresos diarios.

Me preocupa mucho lo que está pasando, pues desde que se reactivaron algunos sectores de la economía, millones de personas se volcaron a la calle. En Bogotá, por ejemplo, las esquinas ya se llenaron de vendedores ambulantes y saltimbanquis. Pocos de ellos están guardando las distancias exigidas y, claro está, no tienen tapabocas o los usan mal. Me impresionó mucho lo que dijo esta semana la alcaldesa de Bogotá en Blu Radio: sostuvo que de acuerdo con una encuesta hecha por la administración, más del 20 % de los bogotanos no creen que les pueda dar coronavirus. El centro de la ciudad se vio esta semana atiborrado de gente, como pasaba antes de la pandemia.

Mientras Colombia abre su economía, hay países que ya están considerando volver a imponer medidas restrictivas después de haber abierto paulatinamente algunos sectores. Alemania, España, algunas provincias de China y Corea del Sur, por solo mencionar algunos países. Chile tuvo que imponer una cuarentena tremenda en Santiago de Chile porque trató de hacerlo por localidades o comunas, como lo hace ahora la alcaldesa de Bogotá, y los contagios y muertes se dispararon.

Entiendo que todo lo que han hecho los gobiernos frente al COVID-19 es con el método de error y prueba. Por eso, asumo, el Gobierno Nacional abrió las llaves. Pero, sin ser experto ni fatalista, veo venir lo peor para el país. Los colombianos no somos disciplinados como para respetar el distanciamiento social. La sensación es que el coronavirus, al menos en Bogotá, se desbordó a pesar de las advertencias y medidas tomadas por la alcaldesa.

Qué difícil para el Gobierno todo este caos generado por el coronavirus. He dicho anteriormente que creo que el presidente ha manejado de la mejor manera posible todo esto. También me parece sensato lo que han hecho la mayoría de gobernadores y alcaldes. Sin embargo, el enemigo es tan agresivo, que esta guerra en contra del virus parecería estar perdiéndose en una gran cantidad de países.

La vida definitivamente nos cambió para siempre. Y confieso que no sé si para bien o para mal. El COVID-19 se quedará por muchos años (al menos entre los que sobrevivan). Ha dicho la OMS que “el nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, puede convertirse en un virus endémico y, por lo tanto, no irse nunca”.

Notícula. Qué bien ha hecho las cosas el Dr. Henry Gallardo, director de la Fundación Santa Fe de Bogotá, durante toda esta crisis. Lo hemos visto como experto y como organizador de grandes donaciones. Sin duda, un ciudadano ejemplar. ¡Gracias!

Comparte en redes: