Por: César Ferrari

Estudiar Medicina gratis

No es fácil estudiar medicina. En Colombia y en casi todo el mundo, entre todas las disciplinas profesionales la carrera de Medicina es, probablemente: 1) una de las más exigentes para ingresar, 2) una de las que más esfuerzos demandan para permanecer en ella, 3) la más larga y 4) con una de las matrículas más caras, si no la más cara. Este último factor parece ser el determinante a la hora de escoger profesión, sobre todo entre estudiantes y padres de menores ingresos.

No obstante, ya no es la profesión más cara en New York University (NYU), Nueva York, Estados Unidos. A partir del 16 de agosto del 2018, su Escuela de Medicina ofrece a todos los estudiantes de su carrera de Medicina, actuales y futuros, becas de matrícula completa independientemente de su necesidad o mérito.

Los costos anuales de matrícula cubiertos por la beca de NYU son de 55.018 dólares anuales, equivalentes aproximadamente a 88 millones de pesos por semestre.

NYU es la primera y única universidad privada en Estados Unidos que ofrece dicha beca para todos sus estudiantes de Medicina. Fundada en 1831, es una de las universidades privadas más grandes de Estados Unidos. Tiene más de 50.000 estudiantes en tres campus: Nueva York, Abu Dabi y Shanghai, que provienen de todos los estados de Estados Unidos y de otros 133 países. NYU es miembro de la exclusiva Asociación de Universidades Americanas que agrupa a las 60 universidades estadounidenses más prestigiosas.

Estudiar Medicina en Estados Unidos toma, normalmente, cuatro años, aunque últimamente NYU ofrece también un programa acelerado de tres años. Los estudios de Medicina solo se ofrecen a estudiantes de posgrado con un título de pregrado de cuatro años en cualquier disciplina. De tal manera, para graduarse de médico en Estados Unidos se necesitan entre siete y ocho años de estudios después de terminar la secundaria. En Colombia la carrera de Medicina corresponde a un programa de pregrado y dura normalmente siete años. Para continuar con su calificación, el médico general recién graduado, tanto en Estados Unidos como en casi todo el mundo, incluida Colombia, debe hacer una residencia en alguna especialidad, en algún hospital, que puede durar entre tres y siete años. 

¿Por qué una universidad como NYU ofrece una beca completa para todos sus estudiantes de Medicina? ¿Filantropía excesiva e irreflexiva? No lo hace porque a través de esta beca esté tratando de atraer estudiantes a como dé lugar: en el 2018 la Escuela de Medicina de NYU recibió 8.934 solicitudes de admisión, entrevistó a 1.064 postulantes y admitió a 102; en total, en ese año, tuvo 481 estudiantes matriculados.

Según la propia Escuela, la decisión tiene que ver con los crecientes costos de la educación médica que obligan a los interesados sin recursos propios a endeudarse de manera elevada para financiar sus estudios; el 21% de los médicos que se gradúan de una escuela privada en Estados Unidos terminan con una deuda educativa de más de 300.000 dólares.

Tiene que ver también con la finalidad de atraer a los más brillantes estudiantes del país, en particular a aquellos sin recursos que no están dispuestos a endeudarse, o a quienes, dados los elevados costos de estudiar Medicina, prefieren declinar su vocación y orientarse hacia otras profesiones que consideran más lucrativas; es decir, permiten obtener mayores beneficios a menores costos de inversión.

Tiene que ver así mismo con la necesidad de no descuidar especialidades médicas de alta rentabilidad social, es decir, apreciadas por la sociedad, por ejemplo, atención primaria, pediatría, obstetricia o ginecología, pero que, desde el punto de vista privado, es decir, de la percepción de los estudiantes o sus padres, no son suficientemente lucrativas. De tal manera, mientras que las primeras se están quedando sin estudiantes, otras especialidades consideradas más rentables, como neurocirugía o cirugía estética, tienen exceso de interesados: un problema clásico de rentabilidad social y rentabilidad privada diferenciadas debido a la existencia de distorsiones en los mercados de servicios educativos.

El subsidio en este caso (la beca completa) no es solo un mecanismo aislado para acercar la rentabilidad privada a la rentabilidad social que es, además, la política indicada en mercados distorsionados. Probablemente esté acompañado, aunque no explícitamente, por una mayor matrícula en otra disciplina que se considera menos aceptable socialmente; o algún financiamiento exógeno que cubra los recursos requeridos.

Sin embargo, tal vez la consecuencia más importante de la medida es que al atraer a los mejores estudiantes, tarde o temprano, ese reclutamiento redundará en la formación de mejores médicos, mejores investigaciones y, así, mayor prestigio para la universidad lo que, seguramente, se traducirá en mayores donaciones y apoyos financieros, más allá de las matrículas.

De tal modo, la medida tomada por NYU es sumamente racional. Es además un ejemplo. Es decir, pensando estratégicamente, si el futuro es el de las industrias del conocimiento y de las que desarrollan las aplicaciones del internet y la inteligencia artificial, ¿por qué no subsidiar de similar modo a las que permiten desarrollarlas: las ingenierías, las ciencias básicas, la filosofía y la lógica, que son de las más exigentes junto con la medicina?

* Ph.D. Profesor titular, Pontificia Universidad Javeriana, Departamento de Economía.

867833

2019-06-26T03:00:10-05:00

column

2019-06-26T09:09:12-05:00

jrincon_1275

none

Estudiar Medicina gratis

24

5820

5844

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de César Ferrari

¿Democracias en crisis?

Crecimiento: ¿cualquiera?

Sobre primas adicionales y aumentos salariales

El oro como patrón