Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria

Europa dividida

El pasado vuelve al presente y cada vez más las diferencias entre la Europa del norte y la del sur están presentes; los del norte son sajones, protestantes y disciplinados, y los del sur son latinos, cristianos y desordenados.

El sueño de una sola Europa es cada vez más complejo cuando imperan imposiciones de los líderes del norte ante un desorden fiscal, gastos incontrolados y la falta de disciplina bancaria. Grecia, Italia y ahora España se han visto obligadas a tomar drásticas medidas para cumplir con las políticas impuestas desde Bruselas, por no decir desde Alemania. En el caso de España hubo excesos y no hubo control, es cierto: las comunidades autónomas gastaban y se endeudaron, los bancos prestaban sin mayores garantías y las consecuencias están hoy presentes.

Para el gobierno de Rajoy, ni el rescate para sanear el sector financiero ni las difíciles y drásticas medidas tomadas por él para reducir el déficit en lo referente a alza de impuestos, reducción de salarios y primas, recorte de personal, entre muchas otras, fueron tan bien recibidos por el pueblo que viene protestando diariamente en las calles; pero tampoco fueron buenos o suficientes para los organismos de control de riesgo, ya que la prima subió, ni para el mercado de inversores cuando la Bolsa cayó. Pero el problema es más complejo, pues el Estado central no puede hacer nada en las comunidades autónomas, muchas altamente endeudadas y con problemas económicos, y los llamados a los ajustes y la disciplina no han sido bien recibidos por éstas.

Finalmente, es necesario buscar mecanismos más eficaces para poder salir de la recesión en que España está sumida. Las medidas no han dado la confianza que necesitaba el Gobierno y es así, por ejemplo, como el Fondo Monetario Internacional ha dicho que España seguirá en recesión en 2013 y que junto con Italia son las principales amenazas para la economía mundial y esos estimativos se hacían sin los recortes.

Mientras los países del norte crecen, los de sur están en recesión y no existen políticas que permitan un ajuste paulatino con políticas de crecimiento simultáneas necesarias para salir adelante. Por ahora los gobiernos se han sometido, pero no es claro que la gente lo haga. Grecia protesta desde hace tiempo y ahora en España las protestas empiezan y se espera un paro general. Si bien pudiera decirse que hay una viabilidad política, no pareciera que existiese viabilidad desde el pueblo.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria