Por: Mario Morales
El país de las maravillas

¿Evolucionados nosotros?

Si Richard Dawkins, el biólogo británico que niega la existencia de Dios y defiende la evolución, hubiera conocido nuestro país, especialmente por lo acaecido en el año que termina, quizás hubiese cambiado de parecer.

Este 2017 se nos va no solo con la sensación de tiempo perdido, vacuo e improductivo, sino con la idea de que involucionamos, que retrocedemos o que nunca salimos del remolino ese que fue, que sigue siendo, la patria boba, así ahora la miremos despectivamente como etapa quemada.

Haber echado por la borda el único logro importante en 200 años de vida republicana, cual es de convivir en paz en medio de las diferencias, demuestra que estamos fuera de nuestros “cabales” por culpa de nuestras “valencias”, “nietoloaizas” y demás hierbas del pantano.

Abstracción hecha de las víctimas ahorradas, ni la guerra intestina ni el extenuante proceso de paz parecen haber servido para nada en términos de justicia, de verdad y de reparación, salvo, tal vez, para refrendar nuestra infinita capacidad para obstruir y destruir.

Signo del lado oscurantista que nos acompaña es ese estado de latencia, inmovilidad e ineficiencia manifiesto con la absurda ambigüedad en el cierre del fast track y de lo “aprobado” en el Congreso. Hay un trecho grande entre la expresión democrática y la imbecilidad manifiesta.

Para no hablar de la incertidumbre del proceso con el Eln o las perspectivas económicas, a pesar del estado de procuración y de los expertos convertidos en porristas, descachados en su mayoría.

O para no mencionar la ausencia de avances en lo social o incluso en lo deportivo, en lo que tampoco crecimos y en pocos casos, como en la eliminatoria mundialista, apenas se hizo la tarea.

No consuela que Honduras, Bolivia, Ecuador, Venezuela y Estados Unidos con su macondiano “Rusiagate” tampoco hayan aportado estos 365 días para resarcir a la raza humana.

Este año fuimos de para atrás, como diría el cangrejo, si los racionales seres humanos no se les hubieran atravesado, a las malas, en su evolución.

www.mariomorales.info y @marioemorales

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales