El país de las maravillas

Excluyentes por naturaleza

Noticias destacadas de Opinión

Estamos entrenados. Desde que nacemos, entendemos que parte de nuestra idiosincrasia es llevar la contraria. No importa el grado de convicción o coherencia en aquello que debatimos; lo importante, en medio de negaciones, pataletas y sinrazones inverosímiles, es hacerse notar, poner la nota discordante, sembrar cizaña e irse a arar discordias en otro campo.

Esa habilidad explica la explosión de practicantes del oficio de la iracundia, del insulto, de levantar ampolla o de matar el tiempo sacando de casillas a los más ingenuos que acaso sean los únicos fanáticos.

 

Comparte en redes: