Por: Santiago Rojas

Exportaciones

Varios exportadores han sido sorprendidos por la Dian con un requerimiento para que presenten información del 2007 relacionada con precios de transferencia.

Las sanciones que se están proyectando, simplemente por el hecho de no haber enviado la información correspondiente a la Dian cuando debían hacerlo, suman miles de millones de pesos y muchas empresas, por desconocimiento y falta de rigor en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias, van a tener que pagar multas cuantiosísimas que los pondrán en serios aprietos.

La figura de los precios de transferencia se aplica a los contribuyentes del impuesto sobre la renta que realicen operaciones con vinculados económicos en el exterior. Generalmente si una compañía exportadora no es filial, sucursal o agencia de la empresa a quien le exporta sus productos, no le presta atención a este tema, pues parte de la base que no está sujeta a dicha figura.

Sin embargo, se olvida que las normas tributarias consideran que existe vinculación económica con el comprador en el exterior, para efectos de precios de transferencia, si a éste se le vende más del 50% se la producción, aunque no tenga ningún otro vínculo con él. Y es muy común que eso suceda. Existen muchos sectores donde es normal que se exporte casi la totalidad de la producción a una sola empresa para que ésta se encargue de la distribución de los productos en determinado mercado.

Si ese fue el caso en el 2007, y no se presentó la correspondiente información a la Dian, el exportador deberá pagar una sanción equivalente al 1% del valor total de las operaciones realizadas con el vinculado por cada mes de retardo en la presentación de la información. Hoy esa sanción va en el 13%, que es una suma realmente escandalosa para cualquier empresa. La Dian se dio cuenta de este filón y comenzó a actuar. Ahora los exportadores deberán justificar las razones para no haber cumplido su obligación tributaria. Y los pleitos serán enormes.

* Ex viceministro de Comercio Exterior

Buscar columnista

Últimas Columnas de Santiago Rojas