Por: Antonio Casale

Falcao, James y los demás

Está bien que Carlos Queiroz viaje a conocerse con los jugadores de su equipo. Está mejor que converse con potenciales talentos que puedan hacer parte de sus convocatorias. Es el caso de Alfredo Morelos, el colombiano que más goles ha marcado en lo que va corrido de la temporada: lo hace en el fútbol escocés. Pero está mucho mejor que haya hablado a profundidad con los referentes del equipo.

Si bien Colombia, a diferencia de la mayoría de selecciones que participarán en la Copa América, ya hizo un recambio generacional importante en todas sus líneas, todavía sus dos grandes referentes son los que pueden hacer que bajo su liderazgo en la cancha la tricolor pelee el título en Brasil.

A poco más de tres meses para el torneo, James y Falcao comienzan a ser los mismos de siempre. El primero es titular indiscutible en el Bayern Múnich y su sociedad con Javi Martínez, silenciosa, pero efectiva, ha hecho que el equipo esté en la punta de la Bundesliga, aunque todavía la comparta con el Borussia Dortmund.

Al Mónaco de Falcao regresó el entrenador Leonardo Jardim y rápidamente lo sacó de zona de descenso, lo que de paso ha hecho que el delantero recupere su olfato goleador. Al Tigre le faltaba uno como Fábregas en la mitad del campo, y el español llegó en enero para ponerse a su servicio. Los 271 goles que ha marcado fuera de nuestras fronteras —11 en esta temporada para su equipo, dos de ellos el sábado anterior— son suficientes. Falcao debería ser titular en Brasil.

Es cierto que al Mundial de Catar el samario llegaría con 36 años y James con 31. El primero tiene escasas posibilidades de jugarlo y el segundo, salvo algún imprevisto, será el eje del equipo. Pero lo importante es el presente. Colombia debe ir a la Copa América a intentar ganarla y eso incluye usar las mejores armas para conseguirlo. Por fortuna contamos con otros jugadores del corte de ellos que lo hacen bien. Nadie puede dudar del talento de Juan Fernando Quintero, Luis Muriel, Cuadrado, Duván Zapata o Alfredo Morelos. Sin embargo, y con el debido respeto que se merecen, todavía no representan para el fútbol mundial lo que Falcao y James sí.

Por eso mientras ellos dos estén en plenitud de condiciones deben ser el eje del equipo. Su hoja de vida, su presente y la magnitud de las preocupaciones que producen en los rivales son suficientes argumentos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Comienza Queiroz

Gran clásico

Denunciar para cambiar

Ser pilo y jugar fútbol paga

Objetivos claros