Por: Óscar Alarcón

Familias presidenciales

Macrolingotes.

Es decir, y para muchos es una realidad, que Colombia siempre ha estado manejada por las mismas familias. El historiador y amigo Álvaro Tirado Mejía da unos ejemplos de los primeros años de nuestra vida republicana: Joaquín Mosquera, de Popayán, ocupó la Presidencia al retirarse Bolívar; José María Obando, pariente y de la misma ciudad, se encargó en 1831, antes de que se posesionara Santander, y luego en 1853; en 1841 la ocupó Pedro Alcántara Herrán, yerno del general Tomás Cipriano de Mosquera, quien fue varias veces presidente y era hermano de Joaquín Mosquera.

Después vendrían los Ospina: Mariano Ospina Rodríguez, presidente de 1857 a 1860; su hijo Pedro Nel Ospina (nació en Palacio), de 1922 a 1926, y el sobrino del primero y primo del segundo, Mariano Ospina Pérez, de 1946 a 1950. Los López: Alfonso López Pumarejo de 1934 a 1938 y de 1942 a 1945 y López Michelsen de 1974 a 1978. Los Lleras: Alberto de 1945 a 1946 y de 1958 a 1962; su primo Carlos de 1966 a 1970. Los Pastrana: Misael Pastrana de 1970 a 1974, Andrés de 1998 a 2002. Los Santos: Eduardo Santos de 1938 a 1942, su sobrino nieto Juan Manuel Santos de 2010 hasta nuestros días. En las elecciones de 1974 fueron candidatos López, Gómez y María Eugenia Rojas, hijos de presidentes. Y faltan datos futuros.

Lo anterior lo señalaban como propio de una banana republic. Pero no, ya esto se presenta hasta en el primer mundo. En los EE.UU., George Bush fue presidente de 1989 a 1993 y su hijo también lo fue, reelecto, de 2001 a 2009. Se da por seguro que serán candidatos, por el partido republicano Jeb Bush, otro hijo del viejo Bush, y por el demócrata, Hillary Clinton, esposa de Bill Clinton, presidente reelecto de 1993 a 2001.

Jeb, como su nombre lo indica, es un jet. Se le sindica de haber hecho el chocorazo, como gobernador de la Florida, en favor de su hermano cuando le ganó la Presidencia al vicepresidente de Clinton. Luego eso de los delfines se da hasta en los mejores países.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

Adiós, Roberto

Las frases de Gaitán

La larga espera

El caso Carrasquilla

A propósito de “mermelada”