Por: Fernando Araújo Vélez

Feliz cumpleaños

Ella misma decidió dónde quería cenar la noche de  su cumpleaños número 9. Eligió la mesa, feliz, a medio camino entre una terraza que daba a la calle y un salón posterior rodeado de inmensas pinturas de pianistas coloridos que siempre terminaban por fascinarla.

“Así seré yo”, decía Salomé, para luego preguntarle a su hermano Alejandro si a él le gustaba el cuadro, y entre los dos inventarse mil escenas fantásticas a partir de una canción. Dejó su último regalo, un gigantesco y peludo oso panzón encima de la mesa, recibió la carta para hacer su pedido con la boca del osezno metida entre las fotos de las hamburguesas, y le preguntó si “le gustaría a usted, señor don oso, unos lomitos de pollo con papas en espiral”.

Entonces yo la vi mientras continuó hablando, aunque no le oía la voz, y vi que miró hacia su izquierda en busca de su hermano para que le aprobara su elección, pero tampoco oí nada, porque unos metros más hacia la calle la gente comenzó a botarse al piso, y silbaban los gritos y se resbalaban los miedos. Cuando percibí a Claudia, nuestra cuarta invitada, tirada en el suelo y bajo la mesa, tomé del brazo a Alejandro y lo jaloné, pues él, de espaldas a todo, no comprendía nada de nada. Salomé ya estaba protegida por un muro, abrazada a su oso. De una u otra forma, cada uno esperaba el estruendo de la bomba que nunca explotó. Hubo silencio y más silencio. Pasados no sé cuántos minutos que fueron no sé cuántas vidas un tipo se levantó y salió. Le informaron que tres pistoleros en moto le habían disparado a una señora que salía de un banco, y que un sujeto que se perdió después los ahuyentó, también a punta de bala. La mujer estuvo tendida en la acera de la 116 casi con 15 un cuarto de hora, con una pierna destrozada y semiinconsciente. Quienes la rodearon sin tocarla para no meterse en problemas dijeron que no habló. Las sirenas chillaban. “Esta es como la ciudad de El Padrino”, dijo Salomé.

Feliz cumpleaños.  

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Fernando Araújo Vélez

Del lenguaje de las noticias y otros poderes

Los tiempos de morir de realidad

Nuestro estúpido afán de mentirnos

Morir por mi cuenta

Decretos democráticos