Fenalco y los costos de transacción

Leí, como siempre,  con mucha atención la columna semanal de Mauricio Botero en El Espectador, dedicada esta vez a los inaceptablemente altos costos  de transacción en que incurrimos los colombianos que estamos bancarizados, por culpa de los abusos del sistema financiero para sus usuarios.

Comparto plenamente con Botero su sentencia de que tarde o temprano terminarán por imponerse los intereses del consumidor.  Nosotros, desde Fenalco, estamos dando  una dura lucha para meter en cintura al sistema financiero y la verdad es que hemos ganado ya buenas batallas, siendo la más significativa hasta el momento la reducción de la llamada comisión de intercambio, que es la que define la comisión que se le cobra a los establecimientos que reciben tarjetas de crédito y débito.

 Igualmente, gracias a nuestra gestión, el Gobierno les exige ahora a los bancos y demás agentes financieros que intervienen en todo el proceso, mayor transparencia en los cobros. Seguiremos insistiendo en estos puntos, así como en la conveniencia para el país de que los bancos le trasladen al consumidor final los beneficios de la reducción de las tasas de referencia del Banco de la República. En este sentido, en la edición de julio de nuestra publicación Bitácora Económica, le proponemos al Gobierno que fije la tasa de usura mensualmente.

 Guillermo Botero Nieto.  Presidente Federación Nacional de Comerciantes. Bogotá.

 Los desarraigados

Somos muchas las  personas  que aplaudimos y presentamos nuestro respaldo y voz en alto por las gestiones  de   los medios de opinión como   El Espectador,  con motivo del aumento del desplazamiento en Colombia. El Estado, o el Gobierno, es muy poco lo que ha hecho para solucionar  este problema que avanza como una  bomba de tiempo por cuanto el cuadro de vivencia es dramático para estos seres humanos que vemos todos los días en las calles de las principales ciudades colombianas y en países fronterizos como Venezuela y Ecuador mendigando o pidiendo una ayuda. Y esto es más grave aún  por cuanto en otros tiempos esas personas  lo tenían todo y hasta más.  Es por lo anterior que, como se ha indicado en numerosos comentarios editoriales e informaciones, se hace necesario que todos los estamentos nacionales hagan realidad una gestión de ayuda como, por ejemplo, devolver inmediatamente a estas personas  a las tierras de  donde fueron desplazadas.

 Jorge   Giraldo Acevedo.  S.ta Marta.

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista