Por: Luis Fernando Montoya

Final a la distancia

“El primer paso es decir que puedes”, Will Smith.

La Copa Libertadores pertenece a América y debe jugarse por acá, como siempre ha sido. Pero desafortunadamente por los actos violentos protagonizados por los que no gustan del fútbol sino de la violencia, la final se jugará en España, hasta donde seguramente llegarán los amantes del fútbol y los aficionados de ambos equipos: River Plate y Boca Juniors.

Para la Conmebol y para los equipos, este acontecimiento debe servir para hacer un análisis muy profundo y serio sobre lo sucedido y generar acciones correctivas para las próximas ediciones del torneo, que no debe volver a salir de nuestro territorio. Ese análisis pasará por medidas de seguridad y preventivas, entornos protegidos para los futbolistas, condiciones seguras para los aficionados y demás actores del juego.

El partido como tal inicialmente es muy parejo, pero aquel equipo que mentalmente se haya preparado mejor para manejar todas las adversidades presentadas, como el aplazamiento, la provocación, el ser local, las aficiones y los temores, sacará ventaja frente a su rival. En lo futbolístico cada equipo tiene sus fortalezas.

River: técnica y manejo del balón. Le pesará la ausencia de su delantero colombiano Rafael Santos Borré, quien pasa por un excelente momento deportivo.

Boca: fortaleza, entrega y valentía, además de sus figuras como Pablo Pérez, Carlos Tévez, Wilmar Barrios y ojalá el aporte del colombiano Edwin Cardona, media distancia y gol, entre otros.

Esperamos una final en paz, así sea a la distancia, buen juego y que gane el fútbol suramericano, para mostrarle al mundo que aún tenemos buen desempeño deportivo.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

River alzó la Copa

Hay futuro

Nacional, a enderezar el camino

Final inédita

América y Cali, a mejorar