Por: Luis Fernando Montoya

Final pareja

“La ingratitud es hija de la soberbia”: Miguel de Cervantes Saavedra.

El primer partido jugado de la final de la Liga Postobón I, entre el Deportivo Pasto y el Independiente Santa Fe, terminó empatado 1 a 1, mostrando que hasta el minuto final del próximo partido el juego será parejo como hasta ahora.

Los partidos de las finales se caracterizan por ser cerrados, de alta tensión, luchados y en ellos el desequilibrio puede estar en una jugada individual o en una pelota quieta, como las ocurridas en el primer partido en Pasto.

Es importante tener en cuenta que el fútbol no es de merecimientos, es de los equipos que consigan los resultados y los puntos necesarios para lograr sus objetivos, y en ese sentido los dos conjuntos que disputan el campeonato de este primer torneo hicieron la tarea completa para estar ahí.

Pasto:

Es un conjunto que con poco ha hecho mucho y ese aspecto es uno de los más importantes del equipo nariñense. Tiene jugadores de experiencia vitales en la compaña, como José Cuadrado, Carlos Giraldo, Juan C. Mosquera y Gilberto Alcatraz García, además de jóvenes como Mauricio Mena y la revelación del torneo, Kevin Rendón, que tienen la posibilidad de conseguir la segunda estrella. Deben mejorar la entrega, el juego aéreo defensivo y ser más contundentes a la hora de definir. Los afectó mucho la salida por lesión de Gilberto García; esperamos que se recupere pronto. Durante todo el torneo, incluyendo los partidos de los cuadrangulares, ha jugado mejor de visitante que de local.

Santa Fe:

Nominalmente es un conjunto con mayor experiencia, con Germán Centurión, Ómar Pérez, Gerardo Bedoya, Julián Anchico, Diego Cabrera, entre otros, y jóvenes como Julián Quiñones, Francisco Meza, Jonathan Copete han trabajado para volver a darle a la gran afición santafereña la séptima estrella; por eso esta ansiedad la deben manejar muy bien, máxime que la definición del título es en la capital de la República.

Los jugadores que reemplacen a Bedoya y a Centurión por suspensión deben asumirlo con todo el compromiso que se requiere, y el equipo a la vez debe volver a su fuerte futbolístico: el manejo y la tenencia del balón, fortalecer la zona defensiva y ratificar su buen desempeño como local.

Flabio Torres y Wilson Gutiérrez, primero dos excelentes personas, hacen parte de la renovación de los técnicos; por su preparación, conocimiento y manejo de grupo le hacen muy bien al fútbol para que éste sea cada día mejor.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

Nacional, a enderezar el camino

Final inédita

América y Cali, a mejorar

Ayudarlos

Los mejores