Por: Diana Castro Benetti

Flores en esta luna llena

Llega la luna llena bajo el signo de Leo para que los colores se pongan de fiesta y los amores se hagan ciertos. Una luna, llena de agradecimientos por toda enseñanza recibida y en la que el amor es algo más que una pasión.

Un día al año, para reconocer que los maestros, viajeros y sin horarios, son la experiencia puesta al servicio de otros y, como rectores, no exigen obediencia pero revelan aquello que jamás podría verse.

Los maestros del yoga son milenarios, actuales, comprensivos y compasivos, serios y exigentes; comparten técnicas y ofrecen saberes; conversan y escuchan para contar sus cuentos, sus relatos y hasta el desgarro de lo que han sido. Los verdaderos maestros son memoria viva, incluso si están muertos, y son libres a pesar de vestimentas, grupos y seguidores; aplican lo que predican y sus ataduras son menos mundanas que los deseos, las emociones y cualquier obsesión.

Y es en la luna llena bajo el signo de Leo, que miles y miles de seguidores de maestros se reúnen para hacer silencio y agradecer, con el fuego en el alma, lo recibido. Las ceremonias incluyen, a veces, la devoción de quien se ha comprometido con un solo camino y otras, la curiosidad de aquél que recién llega.

Cada acto simbólico de reconocimiento propone compartir flores y frutas, buscar el mejor incienso y lanzar algunos granos de arroz alrededor de un jarrito de agua. No hay maestro único ni un único maestro, no hay un solo camino y la luna llena bajo el signo de Leo, cada año, recuerda que también se le debe una reverencia a esa habilidad que llevamos dentro para hacer silencio.

Y hoy, los maestros del oriente y los del occidente unen sus corrientes, porque saben que muchos estarán en el terruño del amor sin los malabares del enamoramiento y con los aromas infinitos de una sabiduría sencilla.

Esta luna llena de julio, es una luna auspiciosa y mágica para quienes les gusta aprender de sí mismos, para los que se visten de flores naranja, para los que dan gracias y le dicen que sí, un sí a sí mismos, un sí a la vida y un sí a los otros. Esta luna es para hacer cientos de venias a quienes algo nos han enseñado; es la luna llena de homenaje para los maestros; es el momento del guru poornima.

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Diana Castro Benetti

Todo toma tiempo

Una perversión

El don

El querido diario

Lectura silenciosa