Por: Mario Fernando Prado

Florida y Pradera

AHORA RESULTA QUE NO HABRÁ “NI de fundas” posibilidad alguna de devolución de los secuestrados por culpa de la intransigencia de los pueblos (?) de Florida y Pradera, quienes se oponen radicalmente al peligroso despeje falsamente declarado humanitario.

Y es que las Farc, con la patrañería que las caracteriza, han querido vender esta idea pescando a uno que otro incauto, sobre todo del centro del país y de regiones alejadas o desconocedoras de la trampa de dejar sin Dios ni Ley al casco rural y urbano de estos dos municipios, que no pueblos del Valle del Pacífico o del Cauca, como se les llamaba antes.

Para quienes llegaron tarde al asunto, bueno es recordarles que en estas regiones y su vecindario no sólo se muele y se procesa la mayor cantidad de caña de azúcar que se produce en Colombia, con una agroindustria que genera empleo y bienestar para una millonada de habitantes, sino que es también punto estratégico para la guerrilla, que necesita que se le despeje este corredor natural y tener unos mesecitos para entrar y sacar de y hacia la selva coca, drogas, guerrilleros, armas y todo cuanto tienen taponado en el Cañón de las Hermosas.

Y es que si fueran esos “mesecitos”, pues hasta podría estudiarse, siempre y cuando existieran veedurías internacionales, plazos de estricto cumplimiento y nada de total desmilitarización. Pero ya conocemos no sólo el almendrón que permitiría alargues y más alargues, sino la siembra desde unas minas antipersona hasta alfiles y picas en Flandes de efectivos de las Farc que repetirán la triste historia del Caguán, deprimiendo esa región prospera y tranquila.

Una ves más hay que repetírselo a Colombia: no es ni intransigencia ni insolidaridad lo que rodea al ‘No’ rotundo de tan cacareado despeje. Es que el Valle no puede quedarse bailando con la más fea como pretenden algunos altiplanenses que no han visto el mapa de Colombia y por tanto ignoran lo que representa tan maquiavélica exigencia.

¡Ah! y ¿qué tal que el despeje fuera en las goteras de Bogotá, Villavicencio, Tunja, Cúcuta, Medellín, Santa Marta o Cartagena? Me gustaría ver por una rendijita la cara de quienes, insisto y ya por cansancio, se solidarizan con el tramposo despeje que no dejará sino tierras arrasadas y un gran retroceso en la lucha contra quienes han perdido terreno y no lo van a recuperar nunca jamás.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado