Por: Tatiana Acevedo Guerrero

Foro ilustre

EL MARTES EN LA TARDE ESTE DIArio informó sobre el homicidio de Luis Pacheco, integrante del colectivo musical La Clika, en la Comuna 13 de Medellín.

Vi la noticia  en la noche, cuando ya alrededor de 23 foristas virtuales habían dado sus opiniones. Cuatro hipótesis sobre el móvil del crimen se esbozaban.

La primera, que a Pacheco lo mataron por hacer rap. Porque los raperos son violentos por naturaleza: “Mínimo es un ajuste de cuentas o algo así… esto no es raro entre raperos”. Porque el rap incita a la vagancia  (“a no hacer nada y dedicarse a decir pendejadas en las busetas”) y no es “cultura” (“es cultura de no edificar nada”).

La segunda sostiene que murió por ser de Medellín. Porque Medellín (“metrallo” o “el fortín de lo más ruin de la condición humana”) es la “capital de la eterna balacera” y los medellinenses, descendientes de Pablo Escobar, se exterminan entre ellos. “En Medellín esto nunca había pasado”, escribe un forista incursionando en la ironía. “No debiera ya ser noticia que uno de los suyos caiga en su ley”, afirma otro.

La tercera sugiere que Pacheco fue baleado por consumir drogas. Un forista, “Jorge Eliécer Gaitán”, bromea con cinismo: “hola ¿por qué estarán matando tanto marihuanero?” . Otro sospecha de su “pinta” pues, asevera, la “droga se le veía por encima”. Hay incluso quien lo acusa de fumar bazuco para ser popular y “entrar en trance”.

La cuarta es que fue asesinado por ser afrodescendiente (o su variante: porque en Medellín hay muchos afrodescendientes). “Hombre, es que Medellín se jodió desde que empezó a llegar tanto negro”, sintetiza alguien que se autodenomina “El ilustre”.

Las cuatro explicaciones comparten la idea de que Luis Pacheco se merecía su suerte. Por cualquiera fuese la razón (racismo, regionalismo o intolerancia) era considerado inferior por los foristas. Un razonamiento tal vez compartido por quienes efectivamente apretaron el gatillo.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tatiana Acevedo Guerrero

Ridículamente

Sacúdete

Uno, dos y tres

La Joya

De sol a sol