Por: Luis Fernando Montoya
El campeón de la vida

Fortaleza, Colombia

“El éxito no es el final, el fracaso no es la ruina, el coraje de continuar es lo que cuenta”, Winston Churchill.

La selección de Colombia se demostró a sí misma que es capaz de jugar bien, superar los obstáculos, ganar y comprometerse con lo que se propone. Ahora lo importante es no perder toda esa fortaleza que mostraron los jugadores frente a Polonia y mejorarla para sacar adelante el partido contra Senegal y conseguir la clasificación a los octavos de final en la Copa del Mundo.

Hay varios aspectos para enfrentar el partido con Senegal:

1. La parte mental: Es fundamental que el equipo tenga autocontrol emocional, para que la ansiedad por el resultado no les haga perder el equilibrio, fundamental en esta clase de compromisos, evitando expulsiones, y saber manejar el posible desespero de los aficionados, entre otros.

2. Recuperación: Seguramente la recuperación mental y física del equipo ha sido la adecuada para que pueda responder de la mejor manera en la cancha.

3. Juego: Colombia debe hacerse a la pelota, darle buen manejo para evitar los duelos hombre a hombre, en los que los rivales son fuertes por sus características físicas, cuidarse de la velocidad de ellos, haciendo una marcación escalonada, y tener cuidado con el juego aéreo, por su talla.

4. Jugadores: Mantener y mejorar lo hecho frente a Polonia. Seguramente regresará un hombre líder y clave en el medio campo, como Carlos Sánchez. El técnico tomará sabiamente la decisión de los cambios que él considere que debe o no hacer para el partido. Todos los juegos son totalmente diferentes.

5. Aficionados: Hoy más que nunca se necesita toda la mejor energía en el estadio de Samara y acá en Colombia, porque estos hombres volverán a dar lo mejor de sí mismos para darnos la alegría.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

Final a la distancia

Hay futuro

Nacional, a enderezar el camino

Final inédita

América y Cali, a mejorar