Por: Nicolás Rodríguez

Foto archivo Presidencia

A veces noticias que son muy malas reciben una cobertura peor. El titular de una de las más delicadas de la semana ya era bastante inquietante: “55 % de miembros de Farc abandonaron zonas de reincorporación: ONU”. Así lo informó RCN Radio.

Más de la mitad de los guerrilleros… ¿a dónde irían a parar? ¿Qué sería de ellos? ¿Por qué desistirían? El texto de la nota publicado en internet ofrece un par de explicaciones que brindan algún nivel de sosiego. Si no es que de rabia. Pues no fue que partieran en grupo. Más bien se frustraron con que no les cumplieran. O se cansaron de que los arrestaran, dice la nota, pese a estar debidamente certificados por la Oficina del Alto Comisionado. Que viene a lo mismo.

O querían ver a sus familiares, como lo informaron otros medios que también cubrieron las declaraciones del representante de la ONU. O querían hacer política. O reintegrarse a su manera. O se pusieron, sí, el uniforme de los disidentes. En fin, razones hay muchas para discutir el futuro de las zonas de reincorporación. Incluidas las que apuntan al instinto de supervivencia en un contexto que normalizó el asesinato de líderes sociales.

Como sea, RCN Radio no entró en la discusión planteada. No ha terminado uno de enterarse de la preocupante cifra al leer el titular cuando ya le están resolviendo el enigma con una poderosa imagen. De esas que con razón valen más que mil palabras. Para los encargados de redactar la nota la interpretación era obvia. Y así, sin más, echaron mano de la bendita “foto archivo Presidencia”. Un clásico.

¿Dónde fue tomada? ¿Quién la tomó? ¿Antes o después del inicio del proceso de paz? ¿Por lo menos las que aparecen son las Farc? ¿O es el Eln? Da exactamente igual. Lo importante es que se ve una larga fila de guerrilleros en camuflado, caminando, marchando, como metiéndose al monte.

Éramos muchos y parió la abuela.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Nicolás Rodríguez

El método disruptivo

El comodín del jíbaro

Dosis máxima de populismo

Puestas en escena

La mala hora de la memoria histórica