Por: Nicolás Rodríguez

Fronteras con historia

Las pandillas centroamericanas señaladas de ser el origen del problema migratorio hacia los Estados Unidos también tienen una historia.

Como parte de la Guerra Fría, los Estados Unidos armaron y entrenaron militares que lideraron los escuadrones de muerte en Centroamérica. La política de tierra arrasada implementada desplazó miles de personas. Al final de la guerra de 12 años en El Salvador, 75.000 personas habían sido asesinadas.

Pese a que lo tenían todo para probar que eran refugiados, quienes emigraron a Estados Unidos no fueron reconocidos como tales. Migrantes ilegales o económicos: así los etiquetaron.

En Estados Unidos, sobreviviendo en barrios marginales, los hijos de los migrantes cuyas experiencias traumáticas fueron negadas ingresaron en pandillas y fueron encarcelados. Tan pronto se firman los acuerdos de paz, los Estados Unidos deciden deportarlos a El Salvador y a Guatemala.

Seamos claros, nos dice la profesora Leisy Abrego: las pandillas son un legado de la financiación estadounidense del terror estatal.

852499

2019-04-27T00:00:05-05:00

column

2019-04-27T00:15:01-05:00

jrincon_1275

none

Fronteras con historia

22

1097

1119

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Nicolás Rodríguez

Intocable

Más allá de la foto

Pruebas de supervivencia

Memorias cómplices