Por: Aura Lucía Mera

¡Fuerza, Avianca!

Quiero felicitar a Avianca por la forma en que ha manejado esta huelga, ilegal a todas vistas, provocada por algunos pilotos que se consideran intocables y cuyas pretensiones, en su mayoría, son absolutamente descachadas y fuera de la realidad.

Cientos de miles de pasajeros han tenido que posponer sus viajes. Cancelar citas urgentes. Quedar atascados en una ciudad sin manera de salir de ella. Vacaciones anuladas. Congestión en los aeropuertos. Ataques de ira contra la aerolínea. Pérdidas cuantiosas en la industria hotelera. Angustia por tener que permanecer “al otro lado del charco”... en fin. Ya todos sabemos las consecuencias que ha tenido este absurdo paro.

Ojalá todo se arregle, pero mientras tanto quiero quitarme el sombrero y felicitar a Avianca por la manera como ha manejado el conflicto en lo que atañe a los usuarios. El servicio al cliente ha sido impecable.

La información permanente. Las indicaciones de los call centers. El interés por atender las necesidades prioritarias de los pasajeros. Una labor de filigrana para lograr adecuar vuelos, conexiones y atención a los clientes dentro de la medida de sus posibilidades.

Avianca ha enfrentado esta turbulencia con altura. Sin dejarse intimidar ni manipular por la presión de los pilotos en huelga, que han actuado de una forma obscena y soberbia, paralizando o tratando de paralizar este servicio público y lograr que los usuarios se amotinen para que la empresa ceda a sus peticiones irracionales. Los invito a la sensatez. El diálogo es el camino y no las vías de hecho.

Los usuarios estamos en la obligación de apoyar a Avianca. Germán Efromovich logró poner en el primer puesto nuestra aerolínea tradicional. No solo conservando su nombre, sino transformándola en una de las mejores de América, si no en la mejor.

Sus aviones, su servicio nacional e internacional y su personal de tierra son orgullo de todos los colombianos. Profesionales dedicados que han llevado en alto por los cielos del mundo nuestro nombre.

No me vengan con cuentos de que por la soberbia torpe y la ambición desmedida de 700 pilotos Avianca, como empresa, se va a dejar acorralar. Nuestro deber como ciudadanos es apoyarla. Así tengamos que sacrificar y posponer viajes. Es un momento clave para solidarizarnos con sus directivos y no sentarnos indiferentes y muchas veces criticones a observar este impasse, para luego volvernos a sentar cómodamente cuando todo se solucione en la silla asignada y amarrarnos el cinturón, porque de nuevo vamos a despegar.

Qué maravilla que lleguen los pilotos extranjeros para apoyar a Avianca; para ayudar a la empresa a cumplir sus itinerarios y sus compromisos. No se dejen intimidar. Avianca no se irá a pique por la indecencia de unos cuantos. Es nuestra aerolínea, la de todos los colombianos, lo que está en juego. Se llegó la hora de la solidaridad.

Posdata: Tumaco. ¡Qué espanto! Parece que fue la Policía la que asesinó a los campesinos para endilgarle la culpa a las Farc. ¿De nuevo entramos en los falsos positivos? Me estremezco. ¿Llevamos el gen de la sangre incrustado? ¿No seremos capaces de convivir en paz? Que caiga el peso de la justicia, si es que existe, sobre los responsables de esta barbarie.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aura Lucía Mera

¡Páginas negras!

Martes 7

¡Gracias!

¡Empezó el circo!

¿La verdad asusta?