Por: Iván Mejía Álvarez

Fútbol al por mayor

En Suramérica, los vagones del tren están delimitados.

Los de arriba, Brasil-Argentina-Uruguay; los del medio, Paraguay-Chile-Colombia-Ecuador, y los traseros, Venezuela, Bolivia y Perú. De vez en cuando, algún equipo cambia de ubicación, pero en general la historia y los resultados han configurado esa composición del tren.

La Copa América  2011 no será diferente. Argentina, Brasil y Uruguay pelearán por el título y no tiene nada extraño que argentinos y brasileños se vuelvan a medir en la final como lo han hecho en las últimas dos oportunidades, con victoria auriverde. Eso indica la lógica, y no hay motivo alguno para creer en una gran sorpresa.

La presencia de dos selecciones centroamericanas, México y Costa Rica, que juegan con equipos mixtos, sin prestarle seriedad al torneo, debería obligar a la Confederación Suramericana a estudiar seguir invitándolos cuando ellos tienen pocos días antes de su torneo continental, la Copa de Oro, en la que presentan sus nóminas estelares. Tan sólo la voracidad económica de los “probos y rectos” Grondonas, Leos, Figueredos y demás integrantes de la Conmebol admite que por los  dólares de Televisa y de los patrocinadores, la Copa América sea de segunda categoría para los mexicanos. El tema es de billete, y cuando dicen plata, comisiones, cometas, salen en primera fila los dirigentes suramericanos.

Aparte de Messi, el número uno del mundo, genial e incomparable, en el rubro individual la Copa América es una buena oportunidad para saber si Neymar es tan bueno como dicen los brasileños. El ‘menino’ es diferente, su juego de piernas, su conducción de pelota lo hace un interesante proyecto en el que Brasil está edificando el equipo que será local en el Mundial del  2014.

En cuanto a Uruguay, será una linda oportunidad para ver la dupla de artilleros conformada por Édison Cavani y Luis Suárez, quienes tuvieron un buen Mundial y una magnífica temporada en Italia e Inglaterra. El chileno Alexis Sánchez, pretendido por el Barcelona y el Manchester City, es otro objeto del deseo de los grandes clubes. Ojo a Lucas Barrios, un generoso goleador paraguayo, aunque nacido en Argentina, quien viene de triunfar en el Borussia Dortmund.

En Colombia todos miran a Falcao, gran jugador, goleador, pero este periodista tiene un pálpito: será la Copa América de Dayro Moreno, un jugador diferente, virtuoso, capaz de inventar. Si deja sus pucheros, niñerías y se dedica a jugar en serio, Dayro podría ser clave en el engranaje colombiano siempre y cuando no lo pongan de marcador de punta. Una cosa es ser “extremo” y otra lateral.

Arrancan dos meses de fútbol corrido, ¡ah, cosa buena!

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

¿Y el DT?

Verdades a medias

Verdades a medias

Éxitos criollos

Evolucionando