Por: Iván Mejía Álvarez

Fútbol "fritanga"

La gente quería el resultado y terminó consiguiéndolo.

El público pedía la remontada y el equipo, a punta de fútbol “fritanga”, se la entregó en una jornada épica y llena de extrañas sensaciones. Ya Monsieur Blatter mandó la carta con la invitación oficial y la torre de control le dio entrada al avión que llevará a la selección de Colombia al Mundial del próximo año.

Que las ramas no tapen el bosque. Este equipo terminó jugando muy mal la eliminatoria y los síntomas son preocupantes, las señales son clarísimas y el futuro se ve oscuro de no corregir muchas cosas. Gracias a una muy buena campaña se logró esta clasificación, pero el remate fue lánguido, opaco, sin fútbol y con errores de bulto en todos los ámbitos: técnico, táctico, individual y colectivo.

Los primeros 45 minutos del juego ante Chile fueron un auténtico desastre, un horror. Equipo mal parado en la cancha, jugadores sin nivel y sin categoría que vieron a los chilenos jugar la pelota y ganar todos los espacios. Chile tiene esa extraña virtud de desnudar al equipo colombiano. Golearon y ridiculizaron al equipo de Gómez, al de Pinto y ahora le pintaron la cara al de Pékerman.

Jugar con tres en el fondo y con laterales-volantes a cuarenta metros del arco fue un error catedralicio, imperdonable en un técnico veterano y sapiente como el argentino. En el momento en que Yepes y Armero salieron arriba a jugar mano a mano con Alexis Sánchez se advertía la posibilidad de un baile y una goleada, como en efecto fue. Destinar a Sánchez para tapar a Valdivia fue otro error mayúsculo. El fondo era una gelatina, el medio no filtraba y Chile marcó tres en veinte minutos, pero pudo haber hecho cinco o seis, así era la desproporción entre un equipo que jugaba y otro que veía estupefacto el fútbol del rival.

Macnelly trajo el orden y las ideas, Guarín cumplió con más marca y salida, y el amor propio, las ganas y el calor, la humedad y el árbitro, con la expulsión y un penal dudoso, hicieron el trabajo en el segundo tiempo para que la épica jugara un partido tan inolvidable como el 4-4 ante Rusia, el 5-0 con Argentina y el 1-1 con Alemania. Pékerman acertó en los cambios, de jugadores y de planteo, y afortunadamente Colombia clasificó por sus méritos y no por los de Reinaldo y sus muchachos ecuatorianos.

Ojo, jugadores sin ritmo, algunos con muy poco fútbol, alineaciones previsibles, desgaste absoluto en una defensa permeable y con poca táctica, son señales a las que se les debe prestar atención.

No nos hagamos los tontos, este equipo debe entrar ya mismo a latonería y pintura porque se terminó jugando muy mal y el fútbol “fritanga” no sirve en un Mundial.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Jugando con candela

Los cuatro grandes

Llegó la hora

La soledad del 10

¿Y el talento?