Por: Óscar Alarcón

Gabo, las Farc y los infiltrados

Mundo Nuevo era una revista que a finales de los sesenta leíamos con avidez los universitarios de la época, aficionados a la literatura.

Nos absteníamos de rumba y aguardiente un par de fines semana con tal de ahorrar unos pesos para adquirirla periódicamente y los más atrevidos, y mucho más vaciados, iban a la librería Buchholz de la avenida Jiménez para sacarla subrepticiamente, burlando la vigilancia del poeta Nicolás Suescún y del propio Karl Buchholz, a quien se le ponían los pelos blancos de punta.

Se publicaba en español en París y la dirigía el crítico uruguayo Emir Rodríguez Monegal, fallecido prematuramente. Era prácticamente el órgano oficial del Boom , cuyos miembros eran todos de izquierda y defensores acérrimos de la Revolución cubana. Junto con El Espectador, Mundo Nuevo tuvo la primicia mundial de publicar un avance de Cien años de soledad antes de que el libro saliera. La revista desapareció porque se descubrió que la financiaba la CIA. Cuando esa relación extraconyugal se conoció, García Márquez le envió una carta a Rodríguez Monegal vaciándolo y diciéndole que, en su caso, no entendía cómo él, que entonces no tenía visa y no podía ingresar a los EE.UU., resultara colaborando en esa publicación. “Me he sentido con la candidez propia de los maridos engañados”.

Esta historia la he recordado recientemente a propósito del primer año sin Gabo y de los homenajes que se le tributan por estos días, pero también por los hechos de orden público de la semana pasada. El proceso de paz y las conversaciones de La Habana venían bien, con un apoyo inusitado en el exterior y con el escaso escepticismo de un sector de la derecha colombiana. Uno no entiende por qué, en una etapa tan importante y definitiva del proceso, las Farc hayan actuado de esta manera, echando todo por la borda, y poniendo en peligro todo lo que se ha conseguido. ¿Será que han sido víctimas de la infiltración de los enemigos agazapados? Los casos son parecidos. Mundo Nuevo desapareció por lo que haCÍA.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

Estado social de derecha

La banda presidencial

La consulta y las dietas

Núñez y Uribe

El nuevo país