Ganador

La elección de Oscar Iván Zuluaga como candidato presidencial del movimiento Centro Democrático, deja ganadores y perdedores dentro y fuera del movimiento liderado por el ex presidente Uribe.

Uribe le hizo conejo a Pacho Santos. El cambio en las reglas de juego para la selección del candidato únicamente podía perjudicar al ex vicepresidente, quien claramente hubiera barrido a su dos contendores en una consulta. Aquí, también le cabe reponsabilidad a Pacho por haber sido ingenuo y confiando en Uribe, haberse sometido a una convención controlada por quienes apoyabana a Zuluaga, asumiendo que los convencionistas se dejarían llevar por el entusiasmo de las encuestas en las que él supuestamente le ganaría al Presidente. Queda claro que en ese movimiento no hay deliberación democrática ni respeto por las reglas de juego y que las decisiones que toma Uribe, son acatadas por la mayoría. Ganó Uribe, porque impuso a su candidato, pero la forma tan burda como sacaron a Pacho, deja perdiendo a la naciente colectividad con una grieta difícil de sanar.

A nivel nacional, independientemente de los méritos que pudiera tener Pacho como candidato, a Colombia no le hubiera convenido tener a dos primos hermanos dobles compitiendo por la presidencia. En los últimos meses vimos algo de agrio tono que hubiera tendido esa campaña, digna de una verdadera república bananera. Con la derrota de Pacho, claramente gana el presidente quien se quita de encima parte del riesgo de hacer una campaña agresiva, personalista y superficial, entre primos, evitando dar mal ejemplo al país.

La candidatura de Zuluaga le quita espacio a Vargas Lleras y a una posible tercería. A Vargas, porque la línea dura de Osacr Iván, copa y neutraliza parcialmente al centro derecha. La tercería, cuyo mejor escenario hubiera sido la contienda Santos contra Santos, tendrá que labrarse el camino con un discurso mas profundo para posicionarse entre el Presidente Santos y Zuluaga. Eso implica que quienes aspiren a representar esta tercería, tendrán que organizarse y escoger un solo candidato fuerte, si quieren tener opción. Su propia historia no es muy alentadora en este sentido.

Zuluaga es más sólido y capaz de lo que la mayoría de la gente percibe. Aun así, por su estilo y por la complejidad de la campaña, es dificil que alcance siquiera un tercio del favor de los votantes.

En resumen, el gran ganador con la elección de Zuluaga, es el presidente Santos quien a pesar de los bajos índices de aprobación que tiene hoy en las encuestas, prácticamente tiene garantizado estar en la segunda vuelta.

Si el gobierno y el Presidente son capaces de obtener mayores resultados en el proceso de paz y hacer una campaña articulada alrededor de una expectatica realista en ese sentido, podemos decir que Santos será elegido nuevamente.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Sin nombre

La resistencia

“Homo selfie”

Mercadeo

Reportando la crisis humanitaria

Las ideologías siguen vivas