Por: Hernán Peláez Restrepo

A ganar

A ganar en varios frentes, fútbol y política, es la consigna de esta semana. Con argumentos políticos y aterrizados, todos esperamos solución al caso entre pilotos de Avianca y empresa. En el fútbol nuestro viviremos la proximidad al asunto del descenso, porque quienes están por ahora en el grupo de ocho finalistas o protagonistas por el título, saben que la cuestión es sostenerse ahí, sin afanarse por el primero o el puesto octavo.

Pero sí quiero reflexionar sobre dos hechos puntuales que estamos viviendo. La enorme dificultad para conseguir goles en toda clase de equipos. Nacional, Santa Fe, Júnior, por citar a los tres primeros de la tabla, que se inclinan por victorias ajustadas, selladas por el uno a cero. Se podría interpretar como estímulo al dramatismo y al sufrimiento. O dar crédito al sistema defensivo, aunque comúnmente resultó más fácil destruir que construir. Hablo en términos futbolísticos.

Mirar la tabla de goleadores sería suficiente para identificar, no digo la pobreza de ese núcleo, sino lo costosa que resulta. Un ejemplo es el caso de Nacional. Si el equipo quiere retener a Dayro Moreno para el futuro, deberá desembolsar cinco millones de dólares o un poco más, cifra establecida por el equipo mexicano propietario de sus derechos. Nacional, que tiene músculo financiero, lo puede hacer. Es casi lo mismo del Júnior, en el que la pareja Teo-Chará es inalcanzable en cifras para casi todos los restantes equipos.

Lo anterior es para decir que nuestro fútbol tiene esa limitante. Sin recursos económicos es casi imposible armar equipos con goles, arrastre de público y saneamiento financiero.

En el descenso, en el que hay cinco equipos comprometidos, solo un goleador o un gol serviría para ganar, pero ¿dónde están? Por más que el técnico sepa, sea instruido, capaz de comunicar bien a sus jugadores, si no cuenta con la suerte de un jugador, no digo goleador consumado, pero al menos alguno inspirado en determinado partido, podría significar permanecer en la categoría. Ganar como sea es el único camino.

Algo similar para el jueves. Ganarle a Paraguay y acercarnos al Mundial. Por supuesto que delanteros y volantes de peso sí tenemos. Es cuestión de prepararlos mentalmente para lograrlo. A ganar, sin menospreciar al rival. Bien aterrizados, pero a ganar.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Elección

En la cuerda floja

Dependientes

Fe y más fe

Cómo cuesta