Por: Columnista invitado

Gazapera, junio


Dar con la captura

Nunca había pensado que la tan manida frase de «dar con la captura» fuera errónea. Uno de mis lectores puso el tema sobre la mesa.

Fui al Diccionario y di con que la acepción trigésima cuarta del verbo «dar» dice que este verbo construido con la preposición «con» significa ‘encontrar’ y aunque entre los ejemplos no está el de encontrar la captura de alguien, no me pareció tan disparatada la idea, pero tampoco es tan fuerte el argumento, por lo que mi segundo paso fue buscar en el Depedé, Diccionario panhispánico de dudas, y en el vademécum de la Fundéu, para ver si alguno de ellos tenía esa expresión como errónea. Inútil búsqueda: no la tienen. Por último, fui a mi buscador predilecto y entre «dar, dio y dieron con la captura» me exhibió un poco más de millón y medio de webs que las contienen, cantidad que consideré muy grande para no tener glosa en los documentos mencionados en caso de que fuera errónea. Abro la discusión por si alguno de mis lectores tiene alguna evidencia que apoye la idea de mi amigo.

El ratón

«Los que tengan a la mano o al ratón el Diccionario pueden leer la definición». Sófocles, El Espectador (14-06-23).

En una vuelta que di la semana pasada por la planta baja de la edición virtual de mi columna, encontré que uno de mis lectores había puesto el signo «(i?)» a la frase citada con lo que daba a significar que no había entendido. En el Diccionario existe la expresión «a la mano» que significa ‘cerca, de tal manera que se puede tomar con la mano’, referido, por ejemplo, a la edición real del Diccionario. Por otro lado, como he enseñado tantas veces que la edición virtual se debe mantener en el computador mientras se escribe, pues por un símil ese diccionario se tiene al ratón (que no «maus») pues con la mano es imposible cogerlo.
Por otra parte, en la oración «Ayer fue uno de esos días en los que la coma del vocativo brilla por su ausencia» no hay una extraña mezcla de tiempos pasado y presente: son muchos los días en los que la coma del vocativo brilla por su ausencia. Ayer fue uno de ellos.

[email protected]

 

*Sófocles

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

El Tratado de Tordesillas en Rusia

Educación: de la protesta a las propuestas

Antropología del voto

El voto por las tierras

Electricidad o vida