Género y vigilancia

Noticias destacadas de Opinión

Esta semana se implementó en Bogotá una medida llamada “pico y género” que pretende que los días impares pueden salir los hombres y los días pares las mujeres. También estipula que las personas trans podrán “circular según su identidad de género” y no hace mención de las personas no binarias que no se identifican como hombres ni como mujeres. En otras ciudades del país se ha implementado exitosamente el “pico y cédula” que limita la circulación a partir de un criterio neutro, último dígito de la cédula, pero se supone que el pico y género limitará la manipulación y revisión de documentos por parte de la Policía.

Casi en paralelo con el anuncio empezó a circular un meme que resume los problemas de la medida: dos imágenes comparadas, a la izquierda una del expresidente Santos vestido de traje y corbata (como un hombre cisgénero) sobre la cual se lee “días impares”, y otra a la derecha de una persona con senos y cartera quien puede ser o una mujer cisgénero con una cara muy parecida a la del expresidente, o un montaje en donde se superpone la cara de Santos. En esta se lee “días pares”. La broma consiste en sembrar la idea de que, para poder salir a diario, los hombres cisgénero se “disfrazarán de mujeres” los días pares. Al meme, el secretario de gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, contesta en Twitter, también en tono de burla: “Nos va a tocar reforzar controles”.

Esta serie de “chistes” se fundan en dos ideas muy problemáticas: la primera, que las identidades trans son un “engaño” o un “disfraz”, que no son reales sino una forma de apariencia y que, efectivamente, las personas trans que no logren pasar por personas cisgénero (porque no han tenido los recursos para modificar su apariencia, porque sencillamente no les da la gana de suscribir a una feminidad o masculinidad cisnormativa, o porque no pueden “demostrar” su identidad mediante el confirmación de su género en la cédula) estarán bajo sopecha de estar infringiendo la norma y muchas serán víctimas del poder desmedido que se le está dando a una institución históricamente violenta como es la Policía. La segunda es la idea expresada por el secretario de Gobierno: que la Policía está para vigilar y controlar a las personas, presuponiendo una suerte de minoría de edad y mala fe por parte de una ciudadanía incapaz de autorregularse ni siquiera para salvaguardar su propia salud y su vida.

Las quejas de la comunidad trans no se hicieron esperar, y con toda razón, pues esta es una de las comunidades más vulnerables al abuso policial sistemático. “¡Tenemos miedo!”, dijo la Red Comunitaria Trans en un comunicado: “Con esta medida la Administración Distrital le otorga a esta institución el rol de policía y disciplinador del género”. Es decir que ahora quienes decidirán si una persona es hombre o mujer serán oficiales de policía sin capacitación en temas de género, a partir de sus imaginarios y prejuicios personales sobre cómo deben verse y actuar las mujeres y los hombres. Por otro lado la medida refuerza un binarismo sexogénerico en la sociedad que siempre ha sido problemático. En otros países donde se implementó la medida, como Perú, tuvieron que echarla para atrás porque son las mujeres las que tradicionalmente han estado encargadas de comprar la comida y abastecer las casas, y por eso salían masivamente el día que les tocaba poniendo en riesgo su vida, mientras los hombres disfrutaban de una ciudad casi vacía.

La medida es inconstitucional (el artículo 13 prohíbe la discriminación por género) y le da poderes desmedidos a la Policía pues envía el mensaje de que su función es vigilarnos —no cuidarnos—, sin establecer lineamientos sobre cómo se regularán los abusos policiales. La crisis de salud generada por el coronavirus está aumentando desigualdades de clase y género y es injustificable que una medida impuesta por una entidad de gobierno refuerce binarismos y aumente las vulnerabilidades de la comunidad trans, a quienes les debe apoyo y protección.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.