Por: Cartas de los lectores

Genios de innovación y generosidad

Las excelentes crónicas del periódico El espectador nos entregaron los mejores registros periodísticos sobre el industrial colombiano Julio Mario Santo Domingo Pumarejo y el empresario y magnate de los negocios del sector informático estadounidense, Steve Jobs, recientemente fallecidos.

Estos dos seres humanos fueron, en verdad, genios de la innovación y bien podrían ser imitados por muchas personas debido a sus capacidades profesionales y, más aún, por haber tenido en el curso de su vital existencia una perenne disposición a la generosidad. En los relatos periodísticos sobre Steve Jobs y su actividad como empresario informático aparece otro genio de la innovación y con reconocidos hechos por sus dones altruistas, Bill Gates, el empresario y también filántropo estadounidense. Una de las frases célebres de Steve Jobs la registró The Wall Street Journal, “no me interesa ser el tipo más rico del cementerio. Irme a la cama diciendo que hemos hecho algo maravilloso, eso es lo que verdaderamente me importa”. Para el caso de la generosidad del industrial colombiano es oportuno destacar la frase del conocido columnista y abogado Óscar Alarcón Núñez, que aseveró, “quién se podría imaginar que la cerveza serviría para hacer cultura. Pues lo demostró el industrial Julio Mario Santo Domingo”.

Jorge Giraldo Acevedo. Santa Marta.

Aerolíneas

Es inaudito que las principales ciudades de Colombia estén incomunicadas entre sí por vía aérea, y que la única manera de viajar de una a otra sea con la escala obligada en Bogotá. Aparte de la inconveniencia por horarios, congestión y largas esperas para trayectos que fácilmente se pueden cubrir en menos de dos horas, existen casos especiales que merecen alguna consideración por parte de las aerolíneas al momento de establecer sus rutas. Mi caso particular obedece a problemas de salud que me impiden viajar a lugares cuya altura sea superior a los 1.500 metros sobre el nivel del mar, y sé que, como yo, existen muchísimas personas. Hace tres años existía un vuelo de Avianca que cubría la ruta Barranquilla-Pereira; siempre estaba lleno e inexplicablemente lo cancelaron. En este momento no existe ningún vuelo de ninguna aerolínea que cubra esta ruta. Conclusión: ciudades importantes incomunicadas y la única solución es pasar por Panamá.

Andrea Idarrága. Barranquilla.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Carta de un navegante por la educación

¿Y dónde están ellos?

Personaje tóxico