Por: Marcos Peckel

Geopolítica en calma chicha

Concluye el 2018 sin mayores conflagraciones, más allá de las que son parte del paisaje: muertos en atentados suicidas en Afganistán, otros en mezquitas  en Pakistán, cadáveres mutilados de la guerra contra el narco en México, civiles asesinados en Yemen por los bombardeos saudíes y una guerra comercial que arrecia pero que a la fecha ha dejado pocas victimas en términos de su efecto en la economía global.  

La guerra en Siria prácticamente concluyó con el triunfo de Bashar al-Asad y sus cómplices iraníes y rusos, y comparado con los años anteriores, el número de víctimas en 2018 fue sustancialmente inferior.  Al episodio en la “casa de  pique“ del consulado saudí en Estambul se le está dando entierro de tercera gracias a los  petrodólares y los intereses geopolíticos. 

Tras  la andanada de  trinos amenazantes con Armagedón nuclear, Trump y Kim Jong Um se reunieron en Singapur y  acordaron por lo menos  pausar la retórica bélica y se evitó, por ahora,   la carnicería  en la provincia siria  de Idlib  ultima en manos de los rebeldes. África,  cuna de epidemias, hambrunas y guerras étnico-religiosas  pasó el año casi desapercibido,   excepto  un resurgimiento  del Ébola  en Congo,  el más fallido de los Estados  del planeta. El encuentro de Trump y Xi  en Buenos Aires legó una tregua comercial por 90 días y con  el cambio de mando en la Cámara de Representantes  se consolidó en algo la independencia de  poderes en Estados Unidos. 

El año termina con las tensiones inflamadas en Ucrania por otra “putinada” en el mar negro, pero  en general  2018 puede ser considerado un año “tranquilo”,  por lo menos en la superficie. 

Sin embargo  negros  nubarrones se acumulan en el firmamento y bien podrían hacer del  2019 un año tormentoso. Para no decepcionar, el Medio Oriente podría ser la región donde  ocurra  el  gran  estallido. La presencia militar iraní en Siria es percibida por Israel como una amenaza existencial,  varias de las  bases militares persas en Siria han sido atacadas y esto apenas comienza. Igualmente la frontera entre Líbano e Israel se calentó por estos días con los túneles y con mas de 150 mil cohetes de Hezbollah apuntando a Israel, la guerra es  cuestión de tiempo y no se limitaría únicamente a los actores mismos sino podría involucrar  otros países y a  las grandes potencias.  

Las relaciones entre Rusia y occidente continuarán deteriorándose mientras que la alianza sino-rusa para crear un orden mundial  alejado de la democracia liberal y  los derechos humanos  se consolida. El descontento social,  en países ricos y pobres  seguirá  creciendo  generando inestabilidad política,  pavimentando todavía más  el camino para  la llegada al poder de populistas de todos los pelambres, el último de los cuales fue en  Andalucía.  

Para el 2019 América Latina se convierte en quizás  el mas interesante tinglado geopolítico del planeta con un casting de personajes de primer nivel encabezados por AMLO y Bolsonaro.      

827397

2018-12-04T22:00:00-05:00

column

2018-12-04T22:00:01-05:00

alagos_86

none

Geopolítica en calma chicha

28

3466

3494

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Marcos Peckel

Tiranos gemelos

¿A cómo Groenlandia?

Agitando el polvorín

El lánguido final del Foro

25 años tras la justicia