Por: Mario Morales

¿Gestos ejemplares?

Tienen derecho a parar, a poner el freno. Hay en ese gesto de la guardia indígena del Cauca, que expulsa a la guerrilla y desarma barricadas de puestos de Policía cercanos a sus viviendas, un gesto ejemplarizante. Es un gesto de valentía.

Nada más justo que su reclamo para no ser más objetivo militar ni escudo de defensa. Nada más justo que pedir y hacer que se respete su suelo, su vida y su derecho a no ser actores de la guerra de otros.

No sólo ellos, todo el Cauca está hasta la coronilla de ser el talón de Aquiles en políticas de seguridad. Como Toribío, epicentro de 20 hostigamientos al mes en los últimos diez años. Eso no cabe en la cabeza, como no cupo el fracaso de los laboratorios de paz uribistas en Arauca y Putumayo.

No sólo el Cauca, todo el país está ahíto de violencia, como queda manifiesto en la insistencia de revocatoria al Congreso y ahora extendida a la Presidencia.

Tenemos derecho a decir, a exigir ¡basta ya¡, trascendiendo el matoneo virtual diario, que acendra el odio y se deshace en mero desahogo.

Hay un gesto ejemplarizante, decía, en época de revueltas virtuales. Algo va de interpelar pacíficamente y por vías legales a los bandos armados para hacer que se vayan con su guerra, a las cóleras digitalizadas y a los repudios fugaces.

No obstante, algo ha cambiado. De la ritual resignación, más ciudadanos de todas las etnias se pasan al activismo, ciberactivismo y resistencia civil en el marco del derecho, no sobra repetirlo.

Les, nos hace falta Estado, pero no uno troglodita de bombardeos y barricadas, u otro mimetizado en promesas televisadas. El dilema no es entre uribismo o santismo, entre pasado enterrado y pasado reciente. El dilema es si involucran o no a los cansados ciudadanos que por fin comienzan a pensar y a hacer por su futuro.

@marioemorales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Guardianes de la verdad

Y mientras tanto…

No podía ser peor

Encuestas, presiones y tentaciones

Diez razones, 100 días