Por: Francisco Leal Buitrago

Gobierno inexperto

Conocí como candidato al actual presidente en una de las tertulias periódicas de la “Casa Lleras”, dependencia de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Me sorprendieron su facilidad de expresión y su memoria. Posteriormente ganó la Presidencia, más por votos para frenar a Petro y errores de otros candidatos.

Desde un comienzo tomó decisiones improvisadas, al tiempo que pasaba a ser el mandatario más viajero en la historia nacional. Buscó ser apreciado por todos y acertó al nombrar un gabinete paritario entre hombres y mujeres. Nombró en un par de ministerios importantes y en otros cargos a recomendados del “presidente eterno”, así como a miembros de su partido (CD). Ignoró la conveniencia de conformar una coalición en el Congreso para apoyarlo, supuestamente para rechazar la “mermelada” —aspecto positivo, pero no en este caso—, y desperdició el resto del año buscando desaprobación de normas para la paz avaladas por la Corte Constitucional. Usó el espejo retrovisor para congraciarse con el radicalismo del CD. En decisiones y viajes nacionales se le notó que desconocía la compleja realidad nacional: territorios dispersos e incomunicados, diversidad de culturas y grupos sociales, y desigualdad social exponencial, factores que contribuyen a explicar la persistencia de violencias ante el abandono del Estado.

Con la diplomacia el Gobierno reafirmó la sumisión a “la estrella polar”, con la que pretendió acabar con el régimen de Maduro en poco tiempo, además de incluir errores en documentos oficiales destinados a organismos multilaterales. Entre tanto, el manejo económico continuó su rumbo neoliberal, acrecentando la concentración de capital y acentuando la desigualdad social. Ya en este año, el contexto planteado y las críticas de radicales uribistas le acarrearon al presidente descensos de aceptación pública.

A las movilizaciones en países de la región y en otras latitudes se sumó el anuncio de un paro nacional convocado por centrales obreras, al que se unieron sectores heterogéneos del país estimulados por problemas no resueltos difundidos a través de redes sociales. Con anuncios amenazantes poco utilizados —como el toque de queda—, el Gobierno pretendió debilitar y deslegitimar las anunciadas marchas de protesta. Así, se generaron desmanes con heridos, muertos y destrucción de bienes, agravados por acciones de los vándalos, en medio de rechazos a la violencia por la mayoría de quienes marcharon. Su consecuencia fue la prolongación de las protestas, que mostraron que sin amedrentamientos y acciones desmedidas del Esmad primaba la cordura. Cacerolazos nocturnos espontáneos completaron las jornadas en muchos centros urbanos del país.

Ante las insistencias de dialogar con el Gobierno por parte de diversas organizaciones con muchos intereses, el presidente se reunió primero con alcaldes y gobernadores electos (¿?) y luego invitó a una reunión a más de un centenar de dirigentes de diferentes organizaciones, funcionarios oficiales y promotores del paro.

Como es apenas obvio, con la heterogeneidad y cantidad de asistentes fue imposible decantar diálogos concretos. Con posterioridad y ante la persistencia de numerosos sectores sociales, parecería que en el Gobierno, mediante la “conversación nacional”, comienza un aprendizaje de “escuchar” para luego dialogar. Pero con los antecedentes de año y medio de gobierno, la urgencia de una negociación e innumerables falencias en políticas sociales, el espacio para el optimismo en los resultados que se obtengan es tenue, aunque hay que insistir.

Además, dada la debilidad a la que han llegadode los partidos y pese a los resultados positivos de las pasadas elecciones, es casi imposible que una opinión pública dispersa se organice para decantar prioridades y propuestas viables y precisas. Y, para completar, en un país con violencias de todo tipo y problemas por doquier, la actual dirección política, militar y policial de la fuerza pública no tiene capacidades para intervenir adecuadamente en los numerosos lugares críticos de la geografía nacional.

894542

2019-12-07T00:00:54-05:00

column

2019-12-07T00:30:01-05:00

[email protected]

none

Gobierno inexperto

18

4231

4249

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Francisco Leal Buitrago

Política y coronavirus

Política y educación

Política y Fuerza Pública

Religión y política

Mi amigo Molano