Por: Juan Carlos Ortiz

Gracias, Steve Jobs

Trabajar en creatividad y en mercadeo es hacerlo en un negocio de ideas, ideas que constantemente buscan ser diferenciadoras, que buscan conectar con las personas y generar influencia en el comportamiento humano.

Y nadie mejor que Steve Jobs para encarnar, con su propia vida y su carisma, la innovación de este nuevo mundo. Jobs es sin duda ya una leyenda, un representante honorífico de la tesis de la evolución humana, quien ha inspirado a más de una generación por el impacto que ha producido en la vida del planeta tierra, en la de millones de habitantes y en la de otros que sin duda vendrán. No podemos imaginarnos al mundo sin un computador, por su masificación, por el iPhone, por el iPad. Ya no sólo habitamos en un planeta del sistema solar. Lo hacemos en un planeta con una nueva plataforma de conectividad entre todos y para todos.

Y como privilegio inolvidable para mi vida, hace un tiempo estaba en Estados Unidos trabajando una campaña de comunicación para Disney, compañía icónica de la cual Steve Jobs era miembro directivo de su junta.

Llegamos a sus oficinas centrales en California para presentarles el desarrollo creativo para sus parques de diversión. Ubicados en una sala de juntas empezamos la presentación, con varios caminos creativos distintos, cuando de repente entró sorpresivamente y de manera inesperada Steve Jobs.

Pidió ver un resumen de la idea. Quedé paralizado y emocionado, pues era mi héroe del marketing. No lo podía creer. Viví lo que puede sentir un niño al ver por primera vez a Mickey Mouse. Tuve un conflicto inmediato. No sabía si presentarle el resumen de la idea o más bien aprovechar el momento y pedirle un autógrafo. Tristemente opté por la primera y hoy me quedé sin su firma. Al terminar, agradeció al equipo la presentación, se despidió y salió del salón, pero su magia quedó impregnada para siempre en mi memoria.

Steve Jobs fue un pionero en la tecnología, en el diseño, en la simplicidad y en todo lo que esto representa para el comportamiento humano y la vida moderna. Quiero compartir como homenaje las palabras del gran comercial de televisión de Apple llamado Think Different: “Este es un homenaje a los locos, a los rebeldes, a los que ven las cosas de manera diferente, y mientras muchos los tildan de locos, nosotros los vemos como genios, pues es sólo la gente que está suficientemente loca como para pensar que puede cambiar el mundo la que lo hace”.

Gracias, Steve Jobs.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Ortiz

Leyendas de carne

Residuos muiscas

Sabiduría sobre ruedas

Que no se nos vaya la luz 

Pido perdón