Por: Luis Fernando Montoya

Gran semifinal

“El amor y el deseo son las alas del espíritu de las grandes hazañas”: Goethe

Una de las grandes semifinales de la Liga Águila, en el segundo semestre, la disputarán este jueves Millonarios y América de Cali, ambos con pretensiones serias de conseguir el cupo a la final del fútbol colombiano.

Varios fundamentos para tener actitud para ganar: Mostrarse siempre entusiasta, dejar de encontrar excusas, estar siempre arriba, establecer un compromiso total, sea siempre positivo.

Millonarios: El conjunto capitalino durante este segundo semestre siempre tuvo en mente buscar y conseguir los objetivos propuestos, como clasificar a los cuadrangulares y avanzar para conseguir una nueva estrella. Mantuvieron el plan de trabajo liderado por el técnico argentino Miguel Ángel Russo. Durante el torneo tuvieron partidos bien jugados, ordenados en el terreno de juego y una nómina estable. En el último juego superaron los momentos difíciles frente a La Equidad. Ahora, en estas instancias semifinales, hay que poner un poco más de juego, de actitud, de entrega para superar a un equipo aguerrido como el América de Cali.

El conjunto embajador tiene a futbolistas de experiencia para jugar estos partidos: Andrés Cadavid, el arquero Vikonis y su goleador Ayron del Valle, por eso la diferencia la deben marcar en el terreno de juego.

Por su parte, el América de Cali ya se ha liberado de esa carga emocional del descenso, superaron al favorito para conseguir el título, al Júnior, por eso vienen con la moral alta y la deben saber canalizar para esta nueva serie de partidos. Este equipo es ordenado tácticamente, pero tiene un plus: no se rinden ante las adversidades. Esto les ha dado muy buenos resultados, ese es el sello importante que le ha impregnado el técnico uruguayo Jorge da Silva y la respuesta positiva de jugadores como Carlos Bejarano, Juan Camilo Angulo, su goleador Cristian Martínez Borja, entre otros.

Esperamos unos partidos intensos y acompañamiento masivo por parte de sus hinchas, pero con un buen comportamiento. Es sólo un partido de fútbol, no se juegan la vida.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya