Grave

Una muestra debe ser clara y no prestarse a equivocaciones, si no lo es de nada sirve la muestra y mentir no vale.

“Tal vez, la primera oportunidad en que se aplicó una encuesta fue por allá en 1824, cuando se enfrentaban por la Presidencia de Estados Unidos Andrew Jackson y John Quincy Adams”. Con el tiempo esta herramienta se volvió más frecuente y exacta en las elecciones.


Para saber si la sopa quedo bien preparada no es necesario tomarla toda, se mete una cuchara, se revuele y se prueba, muy parecido a una muestra que no requiere que se le pregunte a toda la población para conocer un  resultado. Luego viene la metodología, que no es otra cosa que como se aplica la encuesta, existen telefónicas, presénciales y por Internet. Las muestras tienen que tener una cuota de mujeres y hombres, con  edad para votar, de diferentes estratos, entre otros. Otra cosa que debe tenerse en cuenta  es el margen de error, o lo que los expertos en matemáticas llaman intervalo de confianza. En lo personal no entiendo mucho de intervalos de confianza, ni de  desviaciones Standard y no hablare de ellas para no  equivocarme.


Pero eso no es lo que mas importa, uno puede saber o no saber, para eso están los expertos, lo realmente grave es decir que se hizo una tarea cuando realmente se llevo a cabo otra.  Es que a las personas no se les puede engañar nunca y menos con una encuesta que forma opinión.


Ahora resulta que algo raro pasó en Datexco, las  cosas no suceden por que si, algo pasó, y  mejor que se sepa antes de las próximas elecciones de octubre 30. La gente escucha, lee  y cree, nadie piensa que un medio manipula la información. Es muy grave que ahora salga a relucir el escándalo de Datexco justo antes de las elecciones. Si la W y el periódico El Tiempo por un periodo fueron manipulados al igual que la opinión pública es grave. Los medios de comunicación deben su credibilidad a quienes los leen, ven o escuchan y sin credibilidad no existen.


Estos estudios forman opinión, es por eso que algunas personas de carne y hueso tienden a manipular los resultados finales y cuando esto pasa, las personas no saben en que creer. En el caso de Bogota, donde nadie pasa de un 20%  en intención de voto más o menos, es muy peligrosa esta manifestación, pues no es lo mismo votar por uno que por otro. ¿A quien perjudica en este caso? pues a Petro, que está punteando en las encuestas.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Sin nombre

La trampa del oprimido

La aplanadora electa

Resistir y vigilar

Ya no se trata de Duque y de Petro

Nuestra ingratitud con Haití