Por: Iván Mejía Álvarez

Grecia, en la mira

Los tres rivales de Colombia en la primera fase de la Copa Mundo son diferentes en planteos tácticos, en material humano y en estilo de juego.

 Por lo tanto, a cada rival habrá que buscarle una alineación porque lo que hoy es válido frente a los griegos, de pronto puede ser menos interesante para enfrentar a los africanos o los nipones.

Grecia es un equipo fuerte, alto, duro de cintura, con movimientos defensivos arropándose con muchos hombres delante de Karnesis. Los helenos trabajan bajo un modulo táctico de cuatro defensas (Torosidis- Manolas-Sokratis-Holebas), con poca salida de los laterales, parados en el primer tercio, cerca del portero, con buena disposición táctica para evacuar las pelotas aéreas.

Los tres del medio son interesantes volantes prolijos en marca, que cierran bien los espacios y generan la salida con pelota al pie. El central Tziolis es el clásico volante de marca que abanica a los costados y hace relevos. Buen jugador, se complementa con Maniatis y Katsouranis, que en los cuatro partidos analizados juegan por derecha o izquierda y retroceden con criterio para hacer la montonera con los defensores.

Abiertos por los costados, adelante de los de contención, se ubican Salpingidis por la derecha y Samaras por izquierda. Grecia se arma mucho más por la zurda que por la derecha y Samaras es un buen futbolista, con buenos quiebres, hábil, levantador de pelota desde el costado, un jugador al que no se puede descuidar. El atacante central es Mitroglou, quien alterna con Fekas.

En defensa juegan un 4-3-2-1 y en ataque desdoblan a un 4-2-3-1, siendo Katzouranis la pieza clave para marcar la transición.

Colombia no puede jugar por arriba contra los griegos. Tiene que poner velocidad en la maniobra con James y Cuadrado, abriendo la cancha y sacando a los laterales. Seguramente, por lo visto, Grecia cederá la pelota y a Colombia le tocará hacer la posesión y agredir con triangulaciones rápidas que quiebren la cintura de los defensores helenos.

La gran duda de Pékerman a esta hora es si jugar con Teófilo-Bacca en ataque o plantear el partido con Ibarbo-Teófilo. Ibarbo fue el mejor de los amistosos y está en un magnífico nivel, por potencia, habilidad y porque llegando por el costado puede tener la cuota de remate. Como delantero por fuera ofrece magníficas prestaciones.

En defensa hay que ponerles mucho cuidado a la pelota quieta y a los remates aéreos. Ojo con la cintura de Samaras y el desdoblamiento de Katzsouranis. Lo que sigue ya corre por cuenta del equipo. Ellos tienen un país siguiéndolos.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez