Por: Hernán González Rodríguez

Grietas en la industria textil china

Un amigo que viajó recientemente a China me facilitó el artículo que traduzco fielmente a continuación, el cual fue escrito por un tal Diao Ying y comienza así: "Numerosos problemas se han agudizado o se han manifestado ahora que las exportaciones chinas se han desacelerado. Las agencias del Estado y los industriales se encuentran muy preocupados".

 "Las compañías textiles han sido golpeadas con dureza debido a que muchas de ellas dependen de las exportaciones para generar sus utilidades. Los márgenes de utilidad de la mayoría de ellas se han desaparecido. Porque se encuentran enfrentados con la rápida apreciación o revaluación del yuan, los costos crecientes de sus materias primas y, además, porque ya no cuentan con una reducción de impuestos que obtenían cuando exportaban".

"Si desaparecen numerosas compañías de estas intensivas en mano de obra, el Gobierno se verá avocado a una elevación de la tasa de desempleo. Las cifras oficiales reconocen que la industria textil china emplea más de 20 millones de personas en todo el país, la mayoría de los cuales son inmigrantes".

"Las exportaciones textiles constituyen casi el 13 por ciento de todas las exportaciones chinas. El valor total de los textiles y confecciones ascendió durante el primer trimestre de este año a los 39.000 millones de dólares, con un 20 por ciento de incremento en relación con el mismo período de 2007. Los expertos señalan que, aun cuando prosigue en aumento, se ha debilitado".

"Numerosas empresitas exportadoras ya se han cerrado, en tanto que otras se han trasladado a otras regiones. El Gobierno ha reconocido que este año no será bueno para los textiles y las confecciones tanto por los problemas del mercado doméstico como de los mercados internacionales".

"Algunos industriales importantes le han solicitado al Gobierno restablecer los descuentos tributarios sobre las exportaciones. Consideran otros expertos que los sectores involucrados deben aprovechar la crisis para reestructurarse".

"El Gobierno afirma que estas industrias deben olvidarse de las expansiones en volumen para enfocarse en mayor innovación y en mayor valor agregado. Que deben mejorar sus sistemas administrativos en lugar de tratar de continuar compitiendo con bajos precios. Tan sólo sobreviran y se desarrollarán más las buenas compañías". "El Ministerio del Comercio de China promete colaborarles a sus empresas tanto guiándolas como suministrándoles mayor información".

El artículo anterior puede perfectamente haber sido escrito por un periodista colombiano.  Pero el reto clave radica en vencer la torpeza de los gobiernos para:  1. Comprender que las posibilidades de incremento de eficiencia de las empresas difícilmente pueden llegar a compensar las devaluaciones exageradas. 2. Que si las empresas se quiebran por culpa de las competencias desleales, los pobres padecen penurias aun cuando rijan precios bajos. Los precios bajos pueden ser un espejismo. 3. Creer que los gobiernos cumplen con sugerir, informar y financiar empresas, sin vislumbrarles a los empresarios perspectivas de mediano y largo plazo para motivarlos a invertir. Para invertir se requiere un futuro claro.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

El nuevo pacto migratorio de la ONU

Ideas para la edad de jubilación

Acuerdo de punto final en la salud

¿Impuestos a las iglesias?

Esperaba algo más de los primeros 100 días