Así transcurre el primer día de marchas de este 2020

hace 0 sec
Por: Columnista invitado EE

Las “guerras del fútbol” en Estados Unidos

Desde el siglo XIX, cuando arribó el fútbol a Estados Unidos, siempre ha estado en conflicto por la multiplicidad de asociaciones.

En 1912 fueron dos las asociaciones que buscaron el reconocimiento de FIFA. Ésta las instó a fusionarse dando origen a la denominada hoy Federación de Fútbol de EE.UU. (USSF). Años después, en los 20, la relativamente exitosa liga ASL no pudo sobreponerse al enfrentamiento con la USFA (antigua USSF), ni a la gran recesión.

El fútbol competitivo debió esperar hasta 1967 con la fundación de dos nuevas asociaciones, una de las cuales contaba con contratos televisivos, pero no estaba afiliada ni a USSF ni a FIFA. La otra organizaba un torneo con equipos extranjeros de segundo nivel que iban de tour a EE.UU. y que, con nombres nativos, disputaban partidos cuyo campeón nadie reconocía. El fracaso de ambas resultó en la creación de la Liga de Soccer de Norteamérica (NASL).

El torneo recibió un impulsó único con la firma de Pelé por el Cosmos de Nueva York en 1975. El éxito mediático durante los tres años que jugó Pelé fue apenas un espejismo. Las bajas audiencias y el pobre espectáculo acabaron con la NASL en 1985. Pero en 2011 la NASL reapareció ostentando un estatus de segunda división en EE.UU.

Antes, en 1993, había nacido la Major League Soccer (MSL) como compromiso de la USSF con la FIFA por haber otorgado el Mundial de 1994. El impulso de Beckham, llegado en 2007, fue clave en su desarrollo. Con el éxito llegó el dinero. Con el dinero, los grupos de interés.

Actualmente la NASL aspira a obtener estatus de primera. Como la MLS. Allí donde el descenso y el ascenso no existen, buscan ascender la asociación entera. La USSF, con la anuencia de la MLS, no parece interesada en ello y estudia ajustar la regulación para frenar esas intenciones. Estadios más grandes o ciudades más pobladas para montar un equipo son requerimientos que buscan defender el monopolio.

La NASL amenaza con demandar a la MLS por comportamiento anticompetitivo. El fútbol es uno de los escasos sectores donde el monopolio de una firma (la federación) es legal. La entidad afiliada a FIFA tiene la potestad de admitir o no nuevos integrantes. No hay claridad legal ni futbolística sobre el eventual funcionamiento de dos asociaciones. La Liga de béisbol funciona con dos ligas, pero poca credibilidad tendría una serie mundial de fútbol entre el campeón de la MLS y la NASL.

Quizás la solución óptima sea abrir el fútbol al ascenso y descenso, como se hace en prácticamente todo el mundo. Un campeonato cerrado y exitoso en el mercado más poderoso del mundo siempre tendrá nuevas federaciones gestándose en busca de los contratos millonarios. Esas luchas pueden terminar por enterrar la consolidación de la Liga de fútbol en EE.UU. Se requiere una solución estructural.

@golyfutbol

586139

2015-09-14T22:13:50-05:00

column

2015-09-14T23:21:04-05:00

none

Las “guerras del fútbol” en Estados Unidos

47

2917

2964

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado EE

Pablo Correa y las reputaciones científicas

Amazonas y Australia: Pulmones que se asfixian

Un rayo de esperanza