Por: Uriel Ortiz Soto
Comunidad y desarrollo

¡Guido Echeverry debería ser reintegrado!

Según últimos sondeos de opinión, el reintegro del doctor Guido Echeverry, es el deseo de más del 70% de los caldenses, que ven con preocupación, que celebrar elecciones atípicas a menos de un año de las legislativas y presidenciales, convertiría al departamento, en un cuadrilátero político por la puja del poder, para la reelecciones al Congreso.   

La razón y las circunstancias nos enseñan, que frente a varios males, hay que escoger el menor, bien vale la pena rectificar a tiempo, con el fin de evitar hechos catastróficos dentro de la administración pública, para el presente y futuro del departamento.

Los caldenses conscientes y con sentido común, deberíamos acompañar a los honorables magistrados del Consejo Estado, para que apliquen el mal menor, con el fin de aminorar la grave crisis que  podría afectarnos, para el caso, en que por la destitución definitiva del gobernador electo y suspendido Guido Echeverry, haya necesidad de convocar a elecciones atípicas.

Considero desde todo punto de vista,  improcedente, se programen elecciones atípicas, en vísperas de elecciones para congreso y presidenciales, el catarro político se activaría en tal forma, que los aspirantes a la gobernación serán impuestos casi que por inercia electoral de acuerdo al opinómetro para las de congreso y presidenciales, al final, el ganador de la contienda se posesionaría en medio del descontento ciudadano. 

Es cierto que a través de varias columnas escritas por el suscrito, bajo los títulos: Qué vergüenza para Caldas; Cuando los corruptos se visten de gloria; Donde Están los dirigentes de Caldas y huracán contractual en Caldas; publicadas por la Semana.com, El Espectador y Eje 21, donde se menciona al doctor Guido Echeverry, en desmedro de los actos administrativos ejecutados como gobernador, es conveniente dejar en claro que en ninguna de ellas, se ha hecho mención el querer perturbar la buena marcha de la administración regional de Caldas, pero sí, reclamando mayor seriedad e independencia para el manejo del erario y la buena acción administrativa, como considero lo ha hecho en las veces que ha ocupado el cargo.

Hay que reconocer que el actual gobernador (e) doctor Ricardo Gómez, viene desempeñándose con pulcritud y eficiencia, dentro de las limitantes que tiene como encargado, puesto que no dispone de los medios necesarios para ejercerlo con amplitud y eficiencia, lo que solo se logra por elección popular.

Ante tantos males que se avecinan para el departamento de Caldas, - por la posible nueva elección atípica-, para el caso que el Consejo de Estado-, tumbe en forma definitiva la segunda elección de Guido Echeverry, valdría la pena que en un  acto de fe y confiando en que al ser reintegrado al cargo, lo ejercerá con altura y pulcritud para bien de los caldenses y del País, vale la pena darle voto de confianza y nos sigamos manifestando masivamente ante el Honorable Consejo de Estado, para acompañarlos en tan Sabia decisión.  

Hay que reconocer que el doctor Guido Echeverry, es persona preparada y en las últimas elecciones obtuvo un caudal electoral envidiable, que se aproxima a los 200.000 votos, cifra jamás registrada en los anales electorales para la gobernación.

Soy de los que cree, actuando con criterio de independencia como columnista de medios, que Guido Echeverry merece un último voto de confianza, puesto que la figura de las inhabilidades con las cuales se ventila nuevamente su destitución en el alto tribunal, está más que devaluada.

Démosle una nueva oportunidad a Caldas; considero que en estos momentos de paz y de concordia, es el querer de la mayoría de los ciudadanos, que pensamos que no es hora de pescar en río revuelto y que si nos lanzamos a nuevas atípicas, vendrá un nuevo zafarrancho politiquero para el departamento y sus municipios.

Caldas es región privilegiada, con inmenso caudal de recursos humanos y naturales, que hay que encausarlo por los diferentes procesos de desarrollo, estoy seguro que con la nueva oportunidad que se le dé al doctor Guido Echeverry, va a hacer las cosas mejor que antes, y muy seguramente corregirá o revisará los actos administrativos donde haya  falencias y existan dudas o suspicacias.

[email protected]

Buscar columnista