Por: Mario Morales
El país de las maravillas

Gusta más la ficción

Esa toma de los camiones de la ONU saliendo de Pondores, Guajira, con las últimas armas de las Farc, podría ser el cierre de una película de horror en technicolor, tras largos cinco años de suspenso con el fin de la verificación del cese del fuego, la dejación de armas y explosivos, devolución de bienes y la entrega de cerca de medio centenar de menores.

Es otro hito que pone en evidencia la seriedad y cumplimiento riguroso del proceso. No obstante, no se trata, a tono con la época, del fin de la saga y mucho menos del “último suspiro del conflicto”, como lo expresó el presidente Santos tras la dejación de 8.112 armas en las 26 zonas previstas.

La línea dramática quedó en punta para la nueva temporada cuyo planteamiento gira en torno un ejército desarmado que trata de reincorporarse a un país que aún los mira con desconfianza e incredulidad, sin importar que a los hechos militares se sumen señales poderosas como el mentado baby-boom entre las parejas de excombatientes y su intención de formar un equipo de fútbol competitivo.

Las dos partes siguen cumpliendo, pero ahora le toca meter baza a la sociedad, encabezada por los empresarios que deben abrir puertas para recibir a los nuevos ciudadanos que ahora se alfabetizan, capacitan y preparan como cualquier otro compatriota; también es necesario el aporte de la academia para facilitar la formación en todos los ciclos y niveles.

Y claro, la mente abierta del resto de colombianos para entender sin maniqueísmos que, más temprano que tarde, quienes dejaron las armas se agruparán en cooperativas, serán nuestros vecinos con iguales deberes y derechos, incluidos el de elegir y ser elegidos, sobre todo a partir de septiembre cuando se constituyan en partido político.

A esa narrativa no le faltarán las líneas argumentales de las veleidades políticas, la destrucción de las 400 caletas restantes, la posibilidad de que logren confrontar una nutrida y poderosa fuerza de izquierda y el incomprensible bajo rating... Está claro que nos gusta más la ficción.

@marioemorales y www.mariomorales.info

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales