Por: Carolina Botero Cabrera

Hablemos de ciencia abierta desde el sur

La preocupación por una educación de calidad es una preocupación por el desarrollo (cuarto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible) que está atravesada por la idea del acceso y la apropiación del conocimiento. Para abordar este reto es necesario ampliar la participación social y fortalecer una cultura científica participativa. Se trata de una ciencia donde la gente está en el centro y la colaboración reina. De ciencia abierta estaremos hablando a fin de mes en Bogotá.

Aunque no hay consenso en torno a una única definición de ciencia abierta, uso la de Cientópolis como una forma de aproximación a la idea de “producir conocimiento científico de manera abierta y colaborativa dejando en libre disponibilidad tanto los instrumentos de trabajo como los resultados intermedios y finales que se obtienen a lo largo de ese proceso”.

¿Qué significa la ciencia abierta en nuestro contexto? Esa es la pregunta que ocupa a muchas personas: desde docentes, científicas y estudiantes hasta hacedoras de política pública; también a instituciones como universidades, bibliotecas o centros de investigación. Al final, el tema es que la ciencia es altamente contextual y no es tan fácil seguir recetas con la esperanza de que el resultado sea el mismo.

Aunque el concepto se ha popularizado en las últimas décadas en el norte, no es un invento de su propia y exclusiva cosecha. Con ello me refiero sobre todo a la receta esa de abrir los datos de tu investigación, documentar y publicar las metodologías usando infraestructuras y herramientas libres y abiertas (como licencias abiertas y software libre, por ejemplo), publicar los resultados en abierto y desarrollar formas de evaluación abierta y además promover e involucrar a personas no expertas (elementos de la ciencia abierta que, por ejemplo, se describen en la Declaración de Panamá).

En América Latina hay una cultura muy rica dentro y fuera de la academia —en espacios formales y no formales— que se ha ocupado de hablar y trabajar sobre el conocimiento, sobre su apertura y formas de colaboración. Ya por los 70 Fals Borda hablaba de investigación-acción participativa y desde entonces la producción no ha parado. Epistemologías del Sur, iniciativas como la Educación Popular de Freire o las tesis sobre decolonialismo son otros ejemplos. En general, podemos reivindicar un ecosistema que discute sobre la naturaleza, contenido y valor del conocimiento y hace propuestas para abordarlo en la práctica.

Si les damos sabor latinoamericano a estas discusiones sobre el conocimiento para acercarlas a las tendencias de política pública en torno a la apertura, podemos reivindicar los ingredientes criollos y proponer nuestros propios condimentos para la receta de una ciencia abierta que aporte a las diferentes visiones de desarrollo en la región. Dado que esta discusión ha sucedido sobre todo entre expertos en entornos académicos y comunidades de práctica, deberíamos avanzar ahora en promover y permear más las prácticas cotidianas de las personas y de las políticas públicas que le dan marco.

¿Cómo podemos aportar en este proceso o desarrollar iniciativas que sumen a la ciencia abierta en nuestros países, instituciones o prácticas cotidianas?, ¿hay más gente que trabaja estos temas? Del 26 al 28 de septiembre se celebrará en Bogotá la conferencia OpenCon Latam Colombia 2019. La iniciativa colectiva, que ha reunido una veintena de organizaciones vinculadas con la temática, entre universidades, gobierno, asociaciones gremiales y de la sociedad civil (entre ellas Karisma, donde trabajo), busca reunir a cientos de personas en esta discusión.

OpenCon Latam sucedió antes en México y en Argentina. La versión colombiana pretende aterrizar los elementos de la ciencia abierta para discutirlos pública y participativamente y para presentar prácticas inspiradoras que permitan materializar estos conceptos. ¡Anímese, inscríbase y participe! ¿No puede venir a Bogotá?, ¡conéctese! Habrá streaming.

882007

2019-09-20T00:00:12-05:00

column

2019-09-20T00:13:25-05:00

jrincon_1275

none

Hablemos de ciencia abierta desde el sur

40

5558

5598

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Impacto de redes sociales durante las protestas

Mirada al paro del 21N desde el entorno digital