Por: Cartas de los lectores

¿Habrá Estado palestino?

Vi con tristeza que Colombia no reconocería un Estado palestino si hay una votación en la ONU al respecto, y así repetiría el error que cometió en 1947 cuando se abstuvo de votar en contra de la resolución de la ONU que aprobó dar más de la mitad de Palestina a los judíos, cuya población en Palestina en ese momento era una minoría y cuarenta años antes había sido minúscula.

Ojalá la ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, que tan buena labor ha hecho hasta ahora, repase la historia de Palestina antes de hacernos aún más cómplices en que, después de más de medio siglo de que Palestina fuera desgarrada para crear el Estado de Israel, los palestinos no cuenten todavía con un Estado.

La resolución de las Naciones Unidas en 1947, arbitraria por cierto, que requería una mayoría de dos terceras partes y fue aprobada con 33 votos a favor y 13 en contra, con 10 abstenciones, ignoró la voluntad de los palestinos, quienes eran los habitantes ancestrales de estas tierras y constituían una mayoría de dos terceras partes.

La votación fue desmedidamente influenciada por EE. UU., donde el presidente Truman necesitaba del voto judío en las elecciones del 48 y ordenó a sus funcionarios hacer un esfuerzo supremo para obtener los votos necesarios. La intimidación de EE. UU. sobre los otros países fue tan grande que el secretario de Defensa, James Forrestal, escribió: “Los métodos que se han utilizado para coaccionar e intimidar a otras naciones en la Asamblea General casi rayaron en el escándalo”. Desgraciadamente, los israelíes y la mayoría de los judíos hoy en día, salvo notables excepciones como Chomsky, pretenden, con una prepotencia aterradora, mantener a los palestinos subyugados.

Guenther W. Roppel. Bogotá.

Un trato más leal

Intercedo ante ustedes por un trato más leal, justo y digno por parte de El Espectador hacia las Fuerzas Armadas de Colombia y, en especial al Ejército, institución que, como me consta, ustedes estiman y respetan profundamente.

No sólo la situación nacional lo exige, sino que el sacrificio que cada miembro de la institución está haciendo merece nuestro apoyo irrestricto y la imparcialidad de tan acreditado órgano de difusión.

Como oficial retirado de esa institución extiendo a ustedes un saludo muy especial.

Rodrigo Carvajal. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Universidades: más allá de la acreditación

Tres cartas de los lectores

Las pibas y el aborto