Por: Cecilia Orozco Tascón

Hacer lo correcto aunque sea impopular

MAÑANA HAY REUNIÓN DE SALA PLEna en la Corte Suprema y no se trata de una citación cualquiera.

Su presidente, Augusto Ibáñez, contrario a lo que sucede en la Casa de Nariño, honrará las normas preestablecidas, como se acostumbra en las democracias. Entregará —aunque podría hacerse el loco y permanecer en el cargo unos meses más—, su informe final de gestión, en la fecha prevista por el reglamento para el relevo del primer dignatario del tribunal. Por su mente no ha pasado la posibilidad de reelegirse, a pesar de que —en aras de la igualdad— si el Jefe de Estado puede quedarse hasta cuando las triquiñuelas políticas les den visos de legalidad a sus mandatos, los demás funcionarios elegidos por votación popular o corporativa deberían contar con similares gabelas.

La sala plena también escuchará a los dos nuevos candidatos que postula el presidente Uribe para la Fiscalía General, en audiencia que será transmitida en directo por televisión, como ocurrió con la primera terna. Margarita Cabello Blanco y Marco Antonio Velilla poseen, según lo indican sus hojas de vida, mejor nivel profesional que sus antecesores. Por tanto, se espera que sus exposiciones satisfagan, en esa área, a los magistrados. Pero, ¿es eso suficiente para que la Corte considere que es “viable” esta terna, es decir, que es “idónea, proba e independiente”? Algunos togados, influenciados desde afuera, quieren votar ya. Se insiste en que Cabello y Velilla han conseguido sus adeptos y que unos pocos continúan siendo fieles a Camilo Ospina. Es probable que, por eso, el Gobierno le ande abriendo cupo en las listas de la U para el Congreso. Al fin mostraron la verdadera cara: si Ospina es considerado por la U como uno de los suyos, es porque representa el proyecto político del uribismo ¡Y nos lo querían camuflar como Fiscal autónomo! ¿Qué dirán ahora los que atacaron al alto tribunal por exigir independencia en los postulados?

Pero Ospina todavía figura en la terna. Me pregunto si su sola presencia no invalida la tripleta por la que quieren votar quienes están semiarrinconados por editoriales y comentaristas, algunos, incluso, bien intencionados. ¿O es que el problema de la “inviabilidad” se reducía a dos de los tres aspirantes y el más cercano de Palacio ha llenado siempre los requisitos? Ese es el primer punto. El segundo: no se puede pasar por alto el origen de las candidaturas, porque no se impulsa para semejante cargo sino a quien comparte con uno intereses saludables o malignos.

De Margarita Cabello se sabe que tiene una trayectoria importante en la Rama Judicial. Sin embargo, ella debería aclarar si es cierto que, además de que es la actual subalterna del temible procurador Ordóñez, él se esfuerza para que la elijan. Sólo nos faltaría que Ordóñez termine manejando la Fiscalía por interpuesta persona. Marco Antonio Velilla tendría que informarle al país si se encuentra en la terna en calidad de amigo de Fabio Valencia Cossio y si sus actuaciones como Fiscal van a estar determinadas por su agradecimiento con el ministro del Interior. Hay muchos interrogantes en el ambiente como para que la Corte, después de la batalla que ha dado, se deje asustar con la afirmación irreflexiva de que “ya es hora de votar” para devolverle el favor que le habría hecho el Presidente al cambiar dos nombres, ninguno de los cuales era su candidato real. El tribunal supremo no está en campaña electoral, como el Mandatario. Así que puede darse el lujo de hacer lo correcto, lo ético y lo democrático, aunque sea impopular en la élite del poder.

182999

2010-01-19T21:16:04-05:00

column

2010-01-19T21:16:04-05:00

none

Hacer lo correcto aunque sea impopular

38

3658

3696

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cecilia Orozco Tascón

La cara digna del periodismo: Ricardo Calderón

Fiscal Barbosa, primeras malas señas

Hostigamiento oficial a la prensa libre

Presión a la Corte: eligen o se los elegimos