Por: Columnista invitado

Hacia la facilitación de las exportaciones

Por: Javier Díaz*

Durante los últimos años, la base exportadora del país no ha tenido una transformación sustancial que infiera un cambio estructural. Esto puede llevar a replantear la estrategia de la institucionalidad de cara a la simplificación de procesos que hagan menos engorrosos los trámites de exportación. El país tiene 16 acuerdos de libre comercio que no se han aprovechado adecuadamente, a pesar de las condiciones favorables en tasa de cambio y una mejor dinámica de la economía mundial.

Una estrategia que lleve a la facilitación de las exportaciones debe fundar sus principios en una institucionalidad articulada que tenga como objetivo la simplificación de procesos. En la actualidad se advierte que varias entidades siguen actuando descoordinadamente, lo cual lleva a que exportar sea visto como un laberinto.

Es necesario generar una política de buenas prácticas en materia de facilitación y simplificación de trámites y procedimientos, que contribuyan a estimular las operaciones de comercio exterior, para que los procesos de exportación no sean una excusa de cara a vender en el extranjero.

La nueva administración ha iniciado la implementación de una mesa de facilitación del comercio, en cumplimiento de los compromisos del Acuerdo de Facilitación del Comercio de la OMC. Allí se busca tener una instancia de coordinación para agilizar el comercio exterior. Esta iniciativa debe propender por identificar y resolver obstáculos para las exportaciones del país, y su éxito radicará allí.

Una de las primeras tareas de esta mesa debe centrarse en generar incentivos para que las pymes tengan un comercio ágil. La interoperabilidad de las plataformas de las entidades es fundamental, de tal forma que los procesos se den de una manera transparente e íntegra de cara a los empresarios y del público en general.

El sueño de cualquier exportador es realizar sus ventas en el menor tiempo posible y armonizar sus operaciones con los demás instrumentos de promoción al comercio exterior: Plan Vallejo, zonas francas, comercializadoras internacionales, centros de distribución logística internacional, entre otros, para hacer más expeditas y competitivas sus actividades empresariales a través del uso de economías de escala, encadenamientos productivos, proveedores, asociatividad y más.

De la mano de la facilitación, y no es menos importante, está el control. Necesaria actividad para que nadie haga menos de lo que por ley le corresponde. Desarticular estructuras delincuenciales que se aprovechan del comercio exterior para lavar activos, para afectar la vida y la seguridad nacional deben ser atacados con toda contundencia.

Es por ello que el sano equilibrio que se pide a las autoridades es actuar con equidad y justicia, y muy especialmente no desbordar la capacidad operativa institucional para realizar un control eficiente y adecuado de las operaciones. Gran reto es encontrar el equilibrio.

En el marco del XXX Congreso Nacional de Exportadores, que se desarrolla los días 6 y 7 de septiembre en Bogotá, se da un diálogo con el Gobierno, que busca fijar una hoja de ruta que defina las tareas para mejorar los procesos de exportación para los empresarios colombianos, de tal forma que los acuerdos comerciales que ha suscrito el país puedan ser aprovechados.

* Presidente ejecutivo de Analdex.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Las mediadoras de los derechos

Radicalismos y transiciones