Por: Fernando Araújo Vélez
El caminante

Hasta volvernos máquinas

Será un día como hoy cuando por fin decida declararme derrotado, y será de madrugada, más o menos a las cinco, para estar seguro de que mis vencedores estén dormidos. Repetiré la palabra derrotado, y recitaré unos versos de León Felipe, mirando a la calle, fumando tal vez: “Cuántas veces don Quijote, en esta misma llanura, y en horas de desaliento a ti te miro pasar, y cuántas veces te grito hazme un sitio en tu montura, caballero derrotado, hazme un sitio en tu montura que yo también voy cargado de amargura”. Diré “derrotado”, y me perderé o me encontraré en lo que significa hoy estar derrotado, en lo que significaba antes, y en lo que entraña y ha entrañado el opuesto a la derrota.

Me perderé, sí, o me encontraré entre las definiciones del éxito, para concluir que si hay algo mentiroso, eso siempre fue el éxito, y que si hemos sufrido y llorado por algo, ha sido por el éxito, y no seamos tan hipócritas para creer y decir que fue por amor que lloramos y sufrimos, porque incluso al amor lo ubicamos en los círculos del éxito. Nacimos para triunfar, o eso nos dijeron, y como nunca nadie supo bien qué era triunfar, unos pocos, pocos vivos, se adueñaron de la palabra y la marcaron. Le pusieron sus iniciales y determinaron que la suma de triunfos era el éxito, y nos convencieron de que aquellos triunfos eran comprables, porque todo era comprable, por supuesto: ellos lo vendían.

Nos vendieron premios, cargos, sueldos, camionetas, casas, oro, diplomas, un cuarto de página en un periódico, treinta segundos en la televisión, y nosotros lo compramos todo, mes a mes y con intereses. Produjimos lo que ellos querían que produjéramos, con metas diarias, quincenales y mensuales, de acuerdo con complejos estudios que elaboraban complejas máquinas, para llegar al éxito y ser el empleado del año. Nos vendieron dioses para que fuéramos sumisos, solidarios, amorosos y obedientes, y la felicidad, que era tener, tener y tener cada vez más lo que se pudiera conseguir con unos billetes, incluidos el amor y la amistad.

Nos idiotizaron, porque el idiota siempre es más fácil de dominar, y nosotros nos dejamos idiotizar por desvivirnos para llegar al éxito que ellos decidieron. Cada vez fuimos más, y más idiotas, y cada vez fueron más las máquinas que decidieron lo que debíamos hacer, hasta volvernos máquinas: máquinas amor, máquinas meta, máquinas dinero, máquinas diplomas, máquinas éxito que saldrán a la calle a las seis en punto, un día como hoy.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Fernando Araújo Vélez

Enamorarme en ocho segundos

Morir inocente

La bohemia

Una mujer así

El robo de la imaginación