Por: Óscar Alarcón

Holguín y los Borbones

A fianles del soglo XIX, en los gobiernos de la Regeneración, don Carlos Holguín se codeaba en Europa con lo más granado de la aristocracia.

Le correspondió reanudar las relaciones con España y como embajador presentó sus cartas credenciales ante el joven rey Alfonso XII, bisabuelo del hoy dimitente rey Juan Carlos I. Cuenta su hijo, Álvaro Holguín y Caro, en una extensa biografía de su padre en dos tomos, que después de la ceremonia el monarca llevó al diplomático colombiano a las propias habitaciones de la reina Isabel II, ante quien hizo grandes elogios del discurso y de su persona.

Holguín y la reina se habían conocido antes, cuando los dos fueron padrinos del último hijo de Ferdinand de Lesseps, el ingeniero francés constructor del canal de Suez y luego iniciador de las obras del canal de Panamá. Desde entonces ella lo llamó compadre.

Pero la relación con los Borbones no comenzó allí. Cuenta Silvia Galvis en su libro Soledad, conspiraciones y suspiros, biografía de doña Soledad Román, que “en calles y cafés, tertuliaderos y barberías, el altozano y en la plaza, y hasta en el carro del tranvía se comenta, entre susurros y aspavientos, el romance de don Carlos Holguín, nuestro ministro plenipotenciario, nuestro representante ante la corte española, prendado de ciertos reales encantos, y no es un decir esto de reales, pues la dueña de este corazón ingrato es la regenta, la reina doña María Cristina, madre de Alfonso XII, el heredero al trono de España; comparado con esta desvergüenza, Núñez es un alma de Dios, merecería la canonización, discurre, exaltado, don Jorge” (página 644). Don Jorge es don Jorge Holguín, hermano de don Carlos. Ambos fueron presidentes de Colombia.

Don Carlos Holguín le regaló a la reina María Cristina el tesoro quimbaya, consistente en 123 piezas de oro y algunas de cerámica, por la ayuda que prestó en el conflicto limítrofe entre Colombia y Venezuela, el cual aún no se ha resuelto. ¡No nos crean tan Borbones!

De todas maneras, España se prepara para la coronación del rey Felipe VI, quien es un Borbón y nada tiene que ver con Paulo VI.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

El nuevo país

Cambios de gobierno

El castrochavismo

Encuestas y candidatos

El tratado de extradición