Por: Iván Mejía Álvarez

Homenaje

Iván Ramiro Córdoba y Luis Amaranto Perea han anunciado su retiro del Inter y del Atlético de Madrid.

Los dos constituyen casos excepcionales en estos tiempos en que el dinero manda la parada y los jugadores resultan auténticos trashumantes de club en club por unos dólares más.

Conseguir la fidelidad a una empresa no es fácil, y tanto Córdoba como Perea han permanecido durante largas temporadas en sus clubes, imponiendo registros, como en el caso de Amaranto, quien tiene a su haber el ser el extranjero con más partidos en la historia del elenco colchonero.

Sería fácil rellenar la columna con los magníficos números de Iván Ramiro, triunfador en Italia y ganador de los títulos habidos y por haber. Córdoba ganó Ligas, Copas, Champions, Mundial de Clubes en el ciclo brillante del elenco nerazzurro bajo el mando de Mourinho. Con Colombia fue campeón de la Copa América, por lo que Iván Ramiro se convierte en el colombiano más ganador de la historia y el único que ostenta el bi Champions-Copa América.

También sería cómodo aplicarle el mismo rasero a Perea, quien ganó la Liga de Europa hace dos años en un club donde los títulos son bien escasos.

Los dos forjaron su carrera en el fútbol argentino y después pasaron a Europa, algo similar a lo que sucedió con Mario Alberto Yepes y con Radamel Falcao, dejando una constancia histórica: es más fácil realizar la transición Colombia-Argentina-Europa que saltar directamente al viejo continente.

El Inter quiere integrar a Córdoba a su staff técnico, algo muy común en esas latitudes donde los jugadores correctos, los buenos seres humanos y quienes han dejado una huella en un club reciben el cariño de la institución vinculándolos permanentemente. Algo que en Colombia no se hace por ignorancia de los dirigentes y porque acá el sentido de pertenencia es limitadísimo.

Amaranto podría seguir su carrera en el Betis, dicen en España, pues considera que todavía tiene carretel para un rato.

En esta columna queremos rendir un homenaje sincero a los dos colombianos que han hecho historia en el fútbol de Europa por sus números, su calidad y porque para permanecer tantos años en una institución se requiere, aparte de ser un buen jugador, ser buena persona.

Algún día el fútbol colombiano tiene que recuperar algo de la sapiencia, las vivencias, la experiencia, los conocimientos de gente como Miguelito Calero, Farid Mondragón, Óscar Córdoba, Mario Yepes, Amaranto y por supuesto Iván Ramiro. Tanto bagaje, tanta experiencia no se pueden dilapidar.

344491

2012-05-07T21:00:00-05:00

column

2013-07-25T04:35:59-05:00

ee-admin

none

Homenaje

8

2652

2660

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Última columna

Zurdos

Júnior

Vergüenza total

Definiciones