Reincorporación y reconciliación, los dos temas claves a un año del acuerdo de paz con las Farc

hace 2 horas
Por: Harry Sasson

Huesito de mi costilla

Las costillas de cerdo son una de mis debilidades gastronómicas, pero deben estar muy bien preparadas para que alcancen todo su potencial.

Esto significa en todos los casos una larga y lenta cocción, que es como se deben tratar las costillas, ya sea a la parrilla con bajas temperaturas, ahumadas durante un largo período o braseadas muy lentamente. Cuando se preparan de esta manera, con paciencia y cariño, el resultado debe ser que la carne, jugosa y tierna, se caiga del hueso. Esto es felicidad pura. Recordando los buenos momentos que he pasado comiendo costillas, quiero dejarles esta semana una receta espectacular que requiere amor y dedicación: unas costillas primero selladas en la sartén, luego braseadas con mucha paciencia y finalmente terminadas con naranja y especias. El resultado será, si se respetan los tiempos, literalmente para chuparse los dedos. La recomendación es que utilicen costillas de huesos no muy largos y cuya carne posea un buen contenido de grasa para darles un mejor sabor.

* Costillas braseadas con naranja y especias cajún

INGREDIENTES

3 kilos de costilla de cerdo
1/2 taza de mermelada de naranja de buena calidad
1/4 de taza de agua
1 cucharada de especias cajún

Para la marinada

2 dientes de ajo machacados
2 cucharadas de jengibre fresco rallado
1 cerveza negra
2 cucharadas de salsa de tomate
2 cucharadas de vinagre blanco
2 cucharadas de mostaza de Dijon
Ralladura de 1 naranja
Hojas de laurel
1 cucharadita de tomillo
Pimienta negra al gusto
Ají seco al gusto
Para las especias cajún
4 cucharaditas de páprika
1 cucharadita de orégano molido
1 cucharadita de tomillo molido
1 cucharadita de ajo en polvo
1 cucharadita de comino
1 de pimienta negra molida
1 de sal

PREPARACIÓN

Para las especias cajún, mezcle todos los ingredientes y reserve. Aparte, en un recipiente grande, mezcle todos los ingredientes de la marinada y sumerja las costillas en esta mezcla y lleve a la nevera durante toda la noche. Al día siguiente retire las costillas y reserve media taza de la marinada. Dore las costillas en una sartén o una plancha, luego acomódelas en un recipiente que pueda llevar al horno y cubra con tres centímetros de agua y la media taza de marinada. Tape con papel de aluminio y lleve al horno a 280º F durante tres a cuatro horas (si se seca, agregue más agua). Al cabo de este tiempo, retire del horno, corte la costilla en huesitos individuales y termine la cocción en una sartén junto con la mermelada, una poco de agua y las especias cajún. Deje caramelizar un poco y sirva inmediatamente.


[email protected] / www.harrysasson.com
 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson