Por: Ernesto Yamhure

Imágenes borrosas

CARLOS HORACIO URÁN ERA UN ENEmigo declarado del M-19 y así se lo hizo saber a sus alumnos de la Universidad Javeriana, tal y como lo reveló la revista Consigna del 15 de noviembre de 1985.

En efecto, a pocas horas de la toma del Palacio de Justicia les habló a sus discípulos sobre el fanatismo de los movimientos guerrilleros. Aseguró que éstos manejan un discurso con asomos religiosos y, por supuesto, fundamentalistas.

Mucho se ha dicho sobre el caso de este abogado con doctorado en sociología. Su muerte se ha convertido en un nuevo capítulo del proceso contra los militares que participaron en la recuperación del Palacio.

Una de las últimas decisiones de la ex fiscal Ángela María Buitrago, antes de salir de su cargo, consistió en llamar a indagatoria a los generales Arias Cabrales, Fracica y Hernández para que respondan por el supuesto homicidio de Urán, de quien dicen salió vivo del edificio secuestrado.

Buena parte de esta acusación se fundamenta en un video que muestra a una persona saliendo del lugar de los hechos y a quien presentan como Carlos Horacio Urán. Cabe destacar que al respecto, la viuda del abogado, Ana María Bidegaín, declaró el 15 de noviembre de 1985 —9 días después de la toma— ante el juez segundo especializado lo siguiente: “… conseguí copia del video y lo vimos con mi hija mayor y estábamos convencidas que era él hasta ese momento, por la estatura, el físico, el movimiento, salía tenido por los soldados, la ropa era muy borrosa, después vimos otra de los americanos de la C.B.S, la imagen era un poco más nítida, pero  a la vez esa imagen no corresponde a la de 24 Horas. Sobre esa imagen no puedo asegurar que era él, era muy parecido, es decir no tengo certeza de que sea él”.

Del mismo modo, en carta enviada al diario El Mundo de Medellín el 16 de noviembre de 1985, la señora Bidegaín aseguró que, en efecto, la imagen de los noticieros no era la de su esposo.

Es fundamental tener en cuenta que muchas personas declararon ante la justicia que Carlos Horacio Urán murió dentro del Palacio y me refiero a gente que estuvo con él durante la toma. En el expediente están las declaraciones de dos consejeros de Estado ante el juez 27 de instrucción criminal el día 5 de diciembre de 1985: Aydeé Anzola y Samuel Buitrago. Ambos declaran que Urán murió en Palacio.

A ellos se suma Luz del Carmen Lozano, quien el día de la toma se desempeñaba como auxiliar judicial del Consejo de Estado. Ella hacía parte del grupo de rehenes que fueron confinados en el baño del Palacio. Frente a la pregunta del juez 30 de instrucción criminal el día 27 de noviembre de 1985, sobre las personas que ella vio morir, contestó: “Aurita de Navarrete, la doctora Luz Estela Bernal, el doctor Lizandro Romero, el doctor Urán, el doctor Gaona..”.

El mismo juez le formuló esa pregunta a otro secuestrado, Francisco Camargo, quien respondió: “Luz Estella Bernal, Manuel Gaona Cruz, Horacio Montoya Gil, Aura de Navarrete, Carlos Urán, Lizandro Romero…”.

Estos testimonios deberán ser tenidos en cuenta por el fiscal que lleve el proceso contra los generales llamados a indagatoria. Por un lado, está un video borroso y, por el otro, el testimonio de por lo menos 4 personas que vieron morir a Urán dentro del Palacio de Justicia.

Fundamental que se tenga en cuenta el testimonio del magistrado Samuel Buitrago que narró cómo en la Fiscalía le pusieron a ver los videos y le insistían que quien aparecía en ellos era el doctor Urán. Buitrago negó hasta la saciedad que esas imágenes correspondieran a las del abogado que hasta el último minuto de su vida consideró al M-19 como una organización donde imperaba el fanatismo.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ernesto Yamhure

Destrozando a Uribe

Condiciones inamovibles

Doblar la página

Debate por la vida

Heil Gilma