Por: Hernán González Rodríguez

Implicaciones políticas del petróleo

En agosto de 2019, publicó el profesor Paul Stevens un destacado documento de 42 páginas que se puede consultar por Google, titulado: “The Geopolitical Implications of Future Oil Demand”. Dado su interés para Colombia, presento a continuación mi traducción y el resumen de algunos puntos:

“La economía global está presenciando una rápida transición de los combustibles fósiles a los renovables. Los líderes industriales y los analistas están subestimando la velocidad de esta transición, la cual está reforzada por: 1. El reconocimiento de los efectos destructores del cambio climático y de la mala calidad del aire, culpa de las emisiones de dióxido de carbono. 2. Por la reducción vertiginosa de los costos de generación con energías renovables y por la penetración de los vehículos eléctricos. 3. Por la posibilidad de un incremento en los costos del petróleo por un fenómeno artificial conocido como la ‘enfermedad OCDE’, estos grandes productores reducen su producción para elevar los precios de venta”.

“Si la transición a la generación de electricidad por medio de los combustibles renovables se acelera, las implicaciones para muchos exportadores de petróleo pueden ser muy serias. Porque algunos países de África y de Latinoamérica no están en capacidad para diversificar sus economías rápidamente con el fin de remplazar sus exportaciones de petróleo por otros productos. Esto bien puede aumentar la turbulencia en sus regiones y podría causar graves problemas de emigración para Europa y los Estados Unidos”.

“La transición presenta grandes retos para los países citados, porque existen hoy serias barreras para la diversificación económica derivadas tanto de las políticas comerciales vigentes, como de sus atrasos tecnológicos. Las consecuencias económicas, políticas y sociales bien pueden hasta resultar en conflictos armados… Jamás ha habido transición alguna sin inconvenientes similares al cambio climático y sin intervenciones imprudentes de los gobiernos”.

En el numeral 2 arriba, mencioné el primer factor de refuerzo para la transición: La caída de los precios de las energías renovables. “La International Renewable Energy Agency estimó en 2019 que los costos de las turbinas han caído entre 30% y 40% en relación con 2009”.

“Segundo refuerzo. Los avances tecnológicos en los vehículos eléctricos. “Bloomberg estima terminar 2020 con unos 20 millones de vehículos eléctricos en funcionamiento y espera 100 millones en 2035. Los eléctricos tendrán un costo inicial menor que los de gasolina y un sostenimiento también menor, porque ya se fabrican con muchas menos partes diferentes, lo que exige menos repuestos”.

“Tercer factor de refuerzo. La Cuarta Revolución Industrial, la de la Inteligencia Artificial, nos ofrecerá vehículos sin conductor y con una operación más eficiente”.

Mi conclusión. Si Colombia no se prepara exportando productos diferentes del petróleo cerca del 2035 entraremos en bancarrota. Tiene razón el profesor Stevens cuando prevé dificultades en nuestra diversificación por culpa de las asimetrías vigentes en el libre comercio y de nuestros atrasos tecnológicos. Presumo que radican las soluciones en impartir una mejor educación y en aprovechar nuestras ventajas agropecuarias para producir alimentos. No creo que, para esos años, todavía continúe el narcotráfico su elevado suministro de dólares.

900215

2020-01-17T00:00:00-05:00

column

2020-01-17T01:19:26-05:00

jrincon_1275

none

Implicaciones políticas del petróleo

38

3541

3579

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

Efectos económicos del COVID-19

Agenda Colombia-EE. UU. contra las drogas

Entrevista al expresidente Uribe

Sobre el aborto

El nuevo comercio: ¿el administrado?