Por: Daniel Mera Villamizar

Improvisando con el Petronio

El alcalde de Cali, Maurice Armitage, comenzó dando la impresión de que incumplirá lo prometido para el Festival de Música del Pacífico.

Sorpresivamente, la administración de Cali anunció que cambiará el lugar donde se realiza el Festival Petronio Álvarez. Ya no las Canchas Panamericanas, sino un espacio que debe ser adecuado desde cero en menos de tres meses. El Petronio congrega más de 300 mil personas en cinco días. Cualquier cambio serio en un evento de ese tamaño no se hace en menos de un año. El Festival de la Leyenda Vallenata, por ejemplo, ya dijo sus fechas y homenajeados de 2017. En contraste, las fechas del Petronio en 2016 todavía no son de dominio público, y ni hay afiche.

Justamente el problema estructural de gestión que revela esta situación es lo que Maurice Armitage prometió enfrentar cuando era candidato. El cambio de locación es exacerbar el problema. Lo que prometió Armitage en su programa de gobierno fue: “Corpo Petronio para desarrollar procesos de apoyo permanente (antes, durante y después del festival) a los grupos culturales e iniciativas productivas que allí se visibilizan y que se convierten en un semillero de la industria de productos afropacífico”.

Ese era el anuncio que se estaba esperando, pero el proyecto de Plan de Desarrollo 2016-2019 “Cali progresa contigo” presentado al Concejo no contiene una línea sobre Corpo Petronio y, además, el lenguaje que se está usando refleja olvido de la promesa de gobierno.

Hoy la conversación no es sobre el avance del Petronio en sus 20 años, sino sobre el peligro de retroceso. La “Mesa de Mujeres Afro”, integrada por conocedoras del proceso del Festival, le ha pedido audiencia al alcalde mediante carta, y no precisamente para felicitarlo

El alcalde haría bien en leer antes de la audiencia este artículo de una nieta de Petronio Álvarez: “El cambio de alcaldey el Petronio: riesgos y acciones preventivas”, publicado como séptima entrega de la serie ‘Prospectiva del Petronio para sus 20 y 25 años’, un aporte de la Fundación Color de Colombia, que también ha hecho desde 2013 el diario independiente (y gratuito) del Festival. Allí, Pilar Copete Álvarez señaló cuatro riesgos previsibles ante un cambio de administración municipal: gerencial, presupuestal, conceptual y organizacional.

Corpo Petronio, como corporación público-privada, puede ser la solución para tales riesgos y para materializar el consenso acerca de que la Secretaría de Cultura y Turismo no debe seguir administrando el Festival porque el crecimiento y el potencial de este requiere una mayor capacidad de gestión. En la campaña electoral, Armitage fue el candidato más audaz en este tema (ver “¿CorfeCali o CorpoPetronio?”), y coincidió con la secretaria de Cultura de ese momento, María Helena Quiñónez, en la fórmula de una corporación mixta.

En este primer año de la administración nadie está pidiendo un gran cambio en el proceso del Festival, sino hacer algo especial por sus 20 años. Por ejemplo, Germán Patiño, su fundador, propuso en la ‘Prospectiva’ que el Petronio se presente en la Folkloriada Mundial que organiza cada cuatro años el Consejo Internacional de Festivales Folclóricos y de Artes Tradicionales, CIOFF, colaborador oficial de la Unesco. La sexta folkloriada mundial se hará este año en Zacatecas, México, pero ya no será posible una participación notable del Petronio.

Ir a presentar el Petronio en un encuentro mundial implica una conversación local previa: sobre el Petronio como parte de la identidad cultural de Cali. Algunos quieren que se vaya a Buenaventura. El alcalde obviamente no comparte la actitud de esos ciudadanos, pero la nueva locación tiene un aspecto de huida. En las Canchas Panamericanas, donde ha funcionado razonablemente bien en los últimos 4 años, se presta para hablar con franqueza con todos los caleños sobre la inclusión del Festival en el imaginario colectivo de la ciudad. Y esto no quiere decir que la discusión sobre la propia identidad de la inmensa mayoría de los asistentes al Petronio esté cerrada.

*Directivo de la Fundación Color de Colombia.

@DanielMeraV

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Daniel Mera Villamizar

Del populismo al pacto anticorrupción