Impuestos: lo que el viceministro no contó

Noticias destacadas de Opinión

El Gobierno publicó sus cuentas fiscales para el 2020 –y para algunos años venideros–. Y aunque el documento del Marco Fiscal de Mediano Plazo 2020 no tiene las palabras “reforma tributaria” por ningún lado, el viceministro técnico de Hacienda agitó nuevamente el avispero al decir que sería necesaria una reforma tributaria para recaudar 2 % del PIB.

Las justificaciones del Gobierno se basan en algo que ni siquiera es noticia: el incremento del déficit del sector público consolidado en 2020 (9,5 % del PIB), como resultado de la disminución de los ingresos y el aumento de los gastos en medio de la crisis.

La lógica del Gobierno fluye de manera simple: aumenta el déficit, debe disminuirse, entonces reforma tributaria.

Sin embargo, independientemente de cualquier aprecio por lo simple y lo comprensible, la ciudadanía debe saber que, respecto a la reforma, el viceministro no habló de dos temas verdaderamente importantes:

1. El tipo de reforma tributaria en la que están pensando. ¿Se tratará de otra reforma que reducirá los impuestos de algunas empresas y, de paso, promoverá que más personas naturales eludan y evadan impuestos presentando sus gastos personales como gastos e inversiones de personas jurídicas? Y luego, para ponerle un parche al hueco fiscal creado por exenciones ineficientes, ¿subirán el IVA y la base del impuesto de renta (más asalariados)? ¿O tienen en mente una reforma hacia una política fiscal redistributiva?

2. Ya que la sostenibilidad de la deuda pública, que tanto asusta, depende no solo del déficit fiscal, sino de la capacidad nacional de generar ingresos para cubrirlo (el PIB), ¿no les pareció importante hablar de la estrategia de crecimiento económico?

Dirán que eso no va en el marco fiscal. Bueno, tampoco los anuncios de reforma tributaria que sí hicieron. Mejor, entonces, poder contar con una explicación más completa y reconocer que los temas fiscales no son estrictamente contables. Son políticos y de estrategia económica.

Lo simple siempre es valioso, pero cuando se entiende lo que hay detrás. En este caso el Gobierno se pone el traje de contador para hablar de responsabilidad fiscal. Se queda en la superficie y no habla de sus verdaderas responsabilidades: la estrategia de crecimiento, de reactivación del empleo, y de una estructura tributaria y de gasto público eficiente y equitativa.

Coletilla. Algo esperanzador: el Gobierno está convocando a un grupo de asesores, expertos internacionales, para contar con insumos serios con el propósito de reformar el sistema tributario. Clave que la ciudadanía pueda enterarse de todas las recomendaciones y participar en las discusiones, desde el principio, y no solo a la hora del informe final.

*Ph.D. en Economía, University of Massachusetts-Amherst. Profesor asociado de Economía y director de Investigación de la Pontificia Universidad Javeriana (http://www.javeriana.edu.co/blogs/gonzalohernandez/)

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.